Local Estado


Preparan autoridades cierre del Penal del Topo Chico

Penal.Penal.

Autor:Alma Torres Torres   |    Publicacion:19-09-2019

+ + - -

Preparan autoridades cierre del Penal del Topo Chico

Monterrey, N.L.-Tras 76 años de operación, el 30 de septiembre, el Centro Preventivo y de Reinserción Social Topo Chico cerrará sus puertas en Nuevo León.
Jaime Rodríguez Calderón, Gobernador de Nuevo León dio a conocer que el reclusorio será desalojado y en el sitio se construirán un parque, un archivo y un museo.
El último día de operaciones será el 30 de septiembre y los 2 mil 782 internos serán traslados al Penal de Apodaca, que tiene mil 600 presos y está en proceso de ampliación.
En éste sentido, el asesor de seguridad penitenciaria del Gobierno estatal, Eduardo Guerrero y un grupo de penitenciaristas tomaron en noviembre pasado el control de todos los centros carcelarios en el Estado: Topo Chico, Apodaca y Cadereyta.
Las internas en Topo Chico fueron reubicadas en lo que fue el tutelar en Escobedo, mientras que los menores de edad fueron llevados a un complejo aledaño a los juzgados sobre la Avenida Constituyentes de Nuevo León.
La estrategia de control consistió en remover a todos los titulares de las áreas principales de las cárceles, capacitar empleados, reubicar a centros federales a líderes de la delincuencia, limpiar y reacondicionar las instalaciones, y poner orden.
"Topo Chico era el más complicado, había todo un sistema de seguimiento para extorsionar a las familias y a internos", dijo.
Cabe destacar, que Inaugurado el 3 de octubre de 1943, el penal abrió con cupo para 600 internos y ahí fue trasladada la población de la antigua cárcel.
El Centro sufrió deterioro y sobrepoblación, lo que ocasionó constantes motines, epidemias y siniestros, como un incendio por el uso de veladoras que en diciembre de 1988 provocó la muerte de 19 internos.
El Penal llegó a tener casi 6 mil internos y, tras la llegada de miembros del crimen organizado, se perdió el control de las autoridades, lo que detonó en asesinatos frecuentes al interior y la operación de una amplia red criminal.
Todo entró en su fase final con la muerte de 49 internos en febrero de 2016, la masacre más alta en un centro penitenciario en México en la historia reciente.
"Vamos a ser testigos del cierre de uno de los penales más emblemáticos del País, de los más problemáticos, y un ícono de problemas para Nuevo León", afirmó Guerrero.
Juan Martín González, actual director de Topo Chico dio a conocer que a su arribo en noviembre de 2018 hallaron internos encadenados, un sistema de monitoreo en celdas conectado al circuito cerrado del penal, abuso de las internas, armas, drogas y alcohol. Todo eso, aseguraron, se erradicó.

Penales se encuentran al 70% de ocupación
El Gobierno del Estado aseguró que los Penales se encuentran un 30 por ciento abajo en ocupación de todo el Sistema Penitenciario, dado que el hacinamiento de reos fue una problemática de siempre en la actual y administraciones anteriores
Manuel González, secretario general de Gobierno, detalló que, ahora con el cierre del penal del Topo Chico y la ampliación del de Apocada para trasladar a los reos, se cuenta con un cupo de hasta 10 mil personas en todos los centros penitenciarios y, de estos, solo hay 6 mil 600 reclusos.
El funcionario estatal dijo que los trabajos de ampliación del penal de Apodaca y adecuaciones adicionales que se hicieron para el tema de reubicación de reos del Topo Chico, solamente se gastaron 970 millones de pesos y no los ocho mil que se anunciaron la administración anterior para el penal de Mina.
“Y bueno pues, aún así, en los otros dos penales el cupo podría llegar hasta los 10 mil. Nuestra población total, mujeres, jóvenes, y adultos en los dos penales es de 6 mil 600 ahorita, está muy por debajo, casi un 30 por ciento abajo de ocupación y eso lo hicimos con sólo 970 millones de pesos en lugar de aquellos ocho mil que se planteaban invertir en el penal de Mina”, dijo.
Precisó que éste cuenta con una población menor a los 3 mil reos y deberá quedar en los 2 mil 500, mismos que habrán de ser trasladados a Apodaca, pero sin precisar cuándo, ya que, sostuvo, se tiene previsto que el 30 de septiembre del presente año cierre sus puertas.
“El penal llegó a tener casi 6 mil cuando lo ideal debería de haber tenido 3 mil 600. Hoy está por debajo de los 3 mil, va rumbo a los 2 mil 500, en breve seguirán los traslados”, agregó.
González descartó la posibilidad de “federalizar” los penales de la localidad, ya que ese proyecto estaba contemplado desde administraciones anteriores. En este sentido, reiteró que el control de todo el Sistema Penitenciario estará a cargo del Gobierno del Estado, y también está a la espera de que el Congreso local le apruebe una iniciativa para que dicha responsabilidad pase a la Secretaría General de Gobierno, y ya no sea de la Secretaría de Seguridad Pública.
“Siempre hemos estado de la mano con la Federación y en todos los penales tenemos reos federales, junto con los del fuero común; el Estado se queda con el control, ojalá y la Secretaría General de Gobierno como lo hemos pedido desde hace un buen rato al Congreso”, puntualizó.

Iniciarán a finales de mes la reubicación
Jaime Rodríguez Calderón, Gobernador de Nuevo León dijo esperar que a finales de septiembre y la primera semana de octubre se esté dando la reubicación de los reos del Topo Chico al penal de Apodaca, ya que éste cierra sus puertas el 30 de septiembre.
El mandatario estatal pidió a las familias de los reclusos y a los reclusos estar tranquilos, ya que el gobierno hará el proceso bien y eso garantizará una mejor estadía para los presos.
“Yo no quiero entrar en una polémica porque luego también empiezan los líos. Yo también les pido a ustedes, no inquieten a los presos, no empiecen con esas condiciones”.
“El resolver el problema de los penales es algo que nos ha constado muchas vidas, yo les aseguro a los que están adentro y a las familias que todo lo haremos bien y que sus reos estarán mejor”, apuntó.
Manuel González Flores, secretario General de Gobierno, señaló que el gobierno estatal tiene ya el control total de los cinco penales de Nuevo León, y ahora va por la certificación internacional de los cuatro reclusorios que permanecerán en operación.
El funcionario afirmó que en los cinco centros de reclusión del estado, incluyendo los de jóvenes y femenil, hay total gobernanza y control por parte de las autoridades penitenciarias.
En éste sentido, están en proceso de obtener la certificación internacional por parte de la embajada de Estados Unidos, y organismos internacionales que cuentan con las credenciales para ello.
González Flores expuso que los reos que fueron trasladados hoy en avión y autobús, son de los pocos que serán llevados a otras entidades, pues el resto serán reubicados hacia penales del mismo estado.
“En este operativo nada fue al azar, pues el traslado de cada interno fue resultado de un trabajo de inteligencia estatal y federal para lograr la gobernanza en los centros penitenciarios, lo cual no se hubiera logrado sin el apoyo del gobierno federal y en concreto del presidente Andrés Manuel López Obrador, pues desde que inició la nueva administración federal ya casi están llegando a los dos mil internos trasladados”, dijo.
En los penales de la entidad una población penitenciaria de seis mil 200 internos, mientras la capacidad es para casi once mil reos, y en el penal del Topo Chico hay dos mil 400 que serán reubicados en los de Apodaca y Cadereyta, durante el próximo mes de septiembre.

Realizan traslado de reos
Los internos de los penales Topo Chico, Apodaca y Cadereyta, fueron trasladasos al Cefereso Número 12 de Ocampo, Guanajuato.
Para la realización de esta acción colaboraron uniformados de varias corporaciones, que se movilizaron en 23 vehículos. Los 99 internos peligrosos viajaron por carretera en cuatro autobuses.
Participaron 100 elementos de Seguridad Penitenciaria, 26 de Fuerza Civil, dos de Policía Federal y 15 de la Secretaría de la Defensa Nacional.
El operativo consistió en trasladar a 20 internas del nuevo Penal Femenil de Escobedo, hacia el Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo, con el objetivo de que abordaran un avión que las llevaría hacia Cuernavaca, Morelos.
Su destino final fue el Cefereso Femenil Número 16 de ese estado.
Las mujeres fueron movilizadas en un autobús escoltado por unos 30 efectivos de Seguridad Penitenciaria y 10 de Fuerza Civil, en 15 vehículos.
Es de señalar que éste tipo de operativos dan continuidad a la estrategia que se implementó desde noviembre de 2018, con el objetivo de mantener el control, el orden y el respeto en el sistema penitenciario de Nuevo León.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 






 

 

 

 






 








 

 

 




 

 

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario