Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Por la causa del pueblo de Nuevo León


Publicación:31-08-2021
version androidversion iphone

++--

Al cierre del tercer año presentamos como GLPT un total de 18 iniciativas de ley, 57 iniciativas de reforma y 58 puntos de acuerdo

Este martes 31 de agosto concluye el mandato popular, iniciado el 1° de septiembre del 2018, para la mayoría de quienes tuvimos la honrosa distinción de integrar la LXXV Legislatura del Congreso del Estado de Nuevo León.

     

     Con la frente en alto por el trabajo legislativo emprendido y por la gestoría social llevada a cabo siempre en la búsqueda de ofrecer mejores condiciones de vida a la ciudadanía que servimos, me despido muy agradecida de la confianza en mí depositada y con la convicción de rendir buenos resultados y de proseguir la lucha por la transformación de nuestras comunidades.

     

     En ocasión de terminar el encargo popular, en cuyo desempeño gocé de una libertad absoluta para manifestar mis opiniones y para promover iniciativas de ley y de reforma a las leyes en un ambiente de trabajo y respeto, me permito compartir un resumen del tercer y último informe de actividades legislativas y de gestión social que rendí a través de las redes sociales.

     

     Expreso un cordial y profundo agradecimiento a mis compañeras diputadas y compañeros diputados por haberme concedido el honor de ostentar la Presidencia del Congreso en el tercer año de ejercicio constitucional, cargo que asumí con gran responsabilidad y compromiso.

     

     Fue un honor ser parte de una Mesa Directiva integrada solamente por diputadas en una Legislatura plural, incluyente y paritaria entre hombres y mujeres. Así, la LXXV Legislatura dejó de manifiesto ser la primera del Congreso del Estado que se integró con base en la paridad de género. 

     

     Refrendo por ello mi compromiso de seguir en la lucha por la causa de las mujeres y del pueblo de Nuevo León.

     

     A pesar de que la pandemia del Covid-19 modificó la forma habitual de vida de toda la humanidad y paralizó las actividades no esenciales, el Congreso del Estado continuó su trabajo mediante la modalidad híbrida (presencial y virtual). En este contexto y durante el período que presidí el Congreso, nuestra Legislatura trabajó con el afán de reducir el histórico rezago legislativo.

     

     De las iniciativas que emprendí como integrante del Grupo Legislativo del Partido del Trabajo (GLPT), quiero destacar la aprobación de la reforma constitucional en materia educativa, la cual establece como obligatoria y gratuita la educación inicial y la educación superior en Nuevo León.

     

     Asimismo, la aprobación de la Ley de la Escuela para Padres y Madres, la nueva Ley de Educación del Estado y la Ley de Fomento a la Donación Voluntaria, Altruista e Informada de Plasma, aunque estas dos últimas fueron vetadas por el Gobernador y heredadas a la próxima Legislatura. Además, se quedaron en segunda vuelta las reformas constitucionales en materia de paridad total de género y de revocación de mandato, uno de los mecanismos de la democracia participativa por la cual hemos pugnado más de dos décadas.

     

     Al cierre del tercer año presentamos como GLPT un total de 18 iniciativas de ley, 57 iniciativas de reforma y 58 puntos de acuerdo, productividad que complementé con mi labor como Presidenta de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, a través de la cual convocamos a 39 sesiones de trabajo y a 20 mesas de consulta para dictaminar un total de 92 expedientes, sin mencionar las actividades de las demás comisiones que integré y del Pleno del Congreso.

     

     En cuanto a la gestión social, hicimos entrega de paquetes de materiales de protección, de productos de limpieza y de despensas entre las familias de las comunidades del norponiente de Monterrey, con el fin de ayudar a garantizar un entorno más seguro y de apoyar ante los estragos del Covid-19.

     

     Mantuvimos los programas permanentes de apoyo a todo ciudadano que acudió ante nosotras a solicitar sillas de ruedas, andadores y muletas, así como nebulizadores y colchones anti-llagas, además de ayudarlos a surtir recetas de medicamentos y de cubrir gastos hospitalarios y funerarios. Cabe agregar que mediante la campaña “Ver y Mirar Bien” entregamos 332 lentes, sin dejar de gestionar becas para alumnos de las diferentes instituciones educativas y trámites ante los hospitales Universitario y Metropolitano, Servicios de Agua y Drenaje, CFE, Gas Natural y Garajes y Talleres, entre otras dependencias.

     

     Uno de los momentos más difíciles que viví fue el homenaje póstumo en memoria de mi entrañable amigo y compañero de lucha: Zeferino Juárez Mata, con quien por alrededor de 50 años compartimos ideales de cambiar la sociedad, emprendimos juntos la lucha en los movimientos urbano-populares de Nuevo León y construimos la esperanza de lograr la transformación.



« Lupita Rodríguez Martínez »