Opinión Editorial


Modelo escolar híbrido


Publicación:27-07-2020

++--

El acompañamiento de madres y padres resulta indispensable para que las alumnas y los alumnos alcancen mejores logros en los aprendizajes

Esta semana, de acuerdo con el Calendario Escolar 2020-2021, iniciamos el ciclo escolar con actividades de capacitación docente y de planeación a través de los Consejos Técnicos Escolares, así como de organización del nuevo año escolar y la preparación de los edificios escolares.

Sin embargo, a causa de la contingencia sanitaria ocasionada por el covid-19, en el mundo y en nuestro país nos enfrentamos a una nueva normalidad o realidad que ha modificado todas las actividades humanas y entre ellas están las educativas.

Desde marzo del 2020, como medida preventiva frente a la pandemia, las actividades educativas presenciales en los centros escolares se cancelaron, sustituyéndose por las clases virtuales. Esta urgente medida de la Secretaría de Educación Pública (SEP), se tomó para evitar que se perdiera el Ciclo Escolar 2019-2020, que concluyó en forma sui generis.

El titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, informó a la comunidad educativa nacional, el pasado 11 de julio, que el nuevo periodo escolar no iniciaría presencialmente hasta en tanto no estemos en el color verde del semáforo epidemiológico de la República Mexicana.

De la misma manera, las y los trabajadores al servicio de la educación no acudirán a los centros de trabajo para evitar contagios del virus y proteger la salud de todos y de todas.

Aunque la estrategia virtual es una de las herramientas a las que se puede recurrir, hay que considerar que el 60 por ciento del alumnado no cuenta con dispositivos tecnológicos en sus casas para seguir los procesos educativos de enseñanza-aprendizaje.

El acompañamiento de madres y padres resulta indispensable para que las alumnas y los alumnos alcancen mejores logros en los aprendizajes, lo cual no se puede garantizar por sus actividades laborales y propias del hogar.

En nuestra experiencia como institución educativa CENDI (Centros de Desarrollo Infantil del Frente Popular ´Tierra y Libertad´), asumimos con mucha responsabilidad la tarea de concluir los contenidos de los planes y programas oficiales de estudio, al poner en marcha seis estrategias, de ellas cinco mediante herramientas tecnológicas y una por medios impresos.

Así fue como concluimos el ciclo escolar pasado y así lo iniciaremos el que acaba de comenzar.

Durante las siguientes semanas estaremos dedicadas a diseñar el plan estratégico a seguir, considerando un modelo escolar híbrido, pues cabe la posibilidad de regresar presencialmente a las actividades educativas.

Estamos de acuerdo en que la reactivación se lleve a cabo mediante un sistema o modelo escolar híbrido; es decir, combinar la asistencia alternada de niñas, niños y adolescentes a las escuelas con la educación virtual y evitar que se registre un solo caso de contagio, so pena de cerrar la escuela por 15 días.

En el nuevo modelo la asistencia tendrá que ser escalonada y se deberán cancelar las tradicionales ceremonias cívicas, los recreos y cualquier otra actividad académica, deportiva, artística o cursos extracurriculares que provoquen aglomeraciones en los patios o auditorios, pero dichos espacios se podrán usar en todo caso para evitar que alumnos y maestros estén concentrados en los salones de clases y así poder guardar la sana distancia.

De acuerdo con las necesidades de cada uno de los sistemas educativos estatales, el enfoque pedagógico del modelo escolar híbrido deberá permitir que nuestros educandos sepan y valoren que la vida saludable significa aprender a protegerse a sí mismos por el bien de su salud y de sus familias y, sobre todo, para mitigar los efectos del virus.

Por su parte, el magisterio nacional y las autoridades educativas deberán realizar intervenciones inteligentes y efectivas para asegurar el bienestar de la comunidad escolar tanto en la educación a distancia como en la educación presencial, con el único propósito de coadyuvar a que la luz del semáforo epidemiológico se ponga en verde.

No debe haber obstáculos que impidan iniciar el nuevo ciclo escolar, ya que tenemos que adaptarnos a las condiciones actuales y tener la visión de que pronto superaremos este periodo especial.

 



« El Porvenir »