Opinión Editorial


Mineros: Una historia sin gloria


Publicación:16-08-2022
version androidversion iphone

++--

¿Una historia sin gloria? No sabemos como terminará, si con la muerte lenta en la oscuridad o un rescate heroico

¿Una historia sin gloria? No sabemos como terminará, si  con la muerte lenta en la oscuridad o un rescate heroico. Lo que sí sabemos es que no hay responsables, ni el  gobierno, menos  los dueños. Solo  fue un accidente, la fatalidad  que llegó al municipio de Sabinas, Coahuila,  con la inundación de una mina de carbón  donde quedaron atrapados  a 60 metros,  diez  mineros

Quisiera escribir una historia diferente de lo que está pasando, saber que  el gobierno  y los dueños de la mina logran un  rescate heroico,  que  también están al pendiente de las familias de los mineros y que pase lo que pase, no volveremos a vivir estos hechos  en nuestro país. Aunque, no  es la primera  vez que pasa este tipo de tragedias en las minas,   independientemente del gobierno en turno, no hay vigilancia, ni sanciones por las malas medidas de seguridad.  

Me llega el  recuerdo de la mina "Pasta de Conchos", también en el estado de Coahuila, en donde más de 60 mineros quedaron sepultados después de un derrumbe. Eso sucedió  desde el 2006... pero, no pasó nada, ni siquiera los cuerpos rescataron.  A sus familias les dieron un mínima indemnización, sin responsables, ni justicia,  una historia olvidada  por parte de las autoridades.   

Hoy, la realidad  de las familias  de esos diez  mineros  atapados es vagar por los alrededores de la mina,  lo triste es que a ellos  les pasa igual que sus victimas, nadie los ve,  nadie los oye, las autoridades no  escuchan sus suplicas, pareciera que ellos también están sepultados por la indiferencia de los dueños y del gobierno que poco a poco les van derrumbando la esperanza de encentarlos con vida.  Solo queda orar, espera el milagro, más que un rescate heroico.  

En el mejor de los casos cuando sean rescatados, cuando abracen a sus familias y se recuperen de cualquier lesión,  ellos volverán al mismo trabajo, pues es lo único que tienen en su comunidad. Entrarán de nuevo a esa obscuridad,  su vida seguirá día tras día con la sombra de  que llegue otra tragedia, de nuevo la fatalidad,  porque las medidas de seguridad serán igual de malas. Eso es lo "mejor" que puedo escribir de los diez  mineros atrapados,  que tristeza. Lo peor es su muerte, su olvido, sin siquiera recuperar sus cuerpos, entonces, será para los mineros otra historia sin gloria. 



« José Luis Galván Hernández »