Opinión Editorial


‘Levantémonos en votos’


Publicación:17-05-2021
version androidversion iphone

++--

Felipe Calderón Hinojosa ha dicho una gran verdad: “no nos levantemos en armas, levantémonos con votos” el próximo 6 de junio.

Controversial o no, especialmente porque es el “indeseable número uno”  para el gobierno de la República, Felipe Calderón Hinojosa ha dicho una gran verdad: “no nos levantemos en armas, levantémonos con votos” el próximo 6 de junio.

El ahora ex panista a quien López culpa de todos, todos los males del país –supongo no le perdona que él se haya sentado en la silla antes-estuvo en Yucatán donde se reunió de manera privada con empresarios, ante quienes dijo que los actuales son momentos importantes y definitorios para el país.

Respecto a quienes proyectan salir a vacacionar el 6 de junio, les dijo que el paseo puede esperar, pero el voto no.

Esta forma tan particular de “evangelizar”, si me permite la expresión, es la que yo esperaría de todo aquel que dentro o fuera de la política ama de manera real a México.

Más allá de una sigla política, yo me sumo al llamado de Calderón porque sólo con el voto, además de hacer valer la democracia, podremos construir el México que necesitamos para los próximos años, los tiempos del post Covid donde sí o sí necesitamos reactivación económica.

Y con progreso y con reactivación económica no me refiero a seguir tirando el dinero en un Tren Maya que ni estudio de impacto ambiental tiene y en cambio sí ha costado muchísimo más de lo que el gobierno de México le ha invertido a la crisis sanitaria que vivimos.

Con desarrollo tampoco me refiero a retroceder en el tema de las energías limpias tirando al cesto de la basura los acuerdos comerciales internacionales que México ha firmado.

Mucho menos me refiero al deseo ya verbalizado de nacionalizar las pensiones y extender el mandato presidencial.

Tampoco el ir debilitando las fuerzas policiacas con una Guardia Nacional que va militarizando al país.

Ni qué decir de hacer de la Constitución el documento más manoseado del momento, recordando que en sólo dos años y pico, el presidente ha promovido y aprobado con la ayuda de sus diputados en el Congreso, modificar el 25 por ciento de la Carta Magna, cuando en 35 años, desde el nacimiento mismo de la Constitución los “parches” ha sido de manera muy gradual y sólo para lo necesario.

Entrometerse en procesos electorales amenazando con quitar gobernadores, denunciando candidatos, amenazar al árbitro electoral no deberían ser ocupación presidencial.

Hay que salir a votar para no dejar en el limbo los recursos que representan los 109 fondos y fideicomisos que desaparecieron y cuya bolsa fue a parar a la secretaría de Hacienda para distribuirla de acuerdo a la ocasión.

Hay que salir a votar porque lo que a Venezuela, entiéndase Chávez y Maduro le costó dos décadas en destruir, este gobierno los ha emparejado en sólo dos años.

Seguro que no ocupa que yo le cuente cómo están las cosas en la nación sudamericana. Unapaseada por las redes sociales y periódicos digitales bastarán para que se entere de lo que nos espera si seguimos permitiendo que el poder entero de un país recaiga en una sola persona.

En definitiva, sí salgamos, no con armas, pero sí con hartas ganas de hacer valer nuestro voto para construir juntos un mejor México.




« El Porvenir »