Opinión Editorial


¡La niñez tiene derecho a tener derechos!


Publicación:26-10-2021
version androidversion iphone

++--

Urge propiciar ambientes favorables, protectores y saludables que garanticen el desarrollo integral de la niñez

     “Los entornos protectores, saludables y amigables para garantizar el desarrollo integral de la primera infancia en tiempos de pandemia”, fue el tema central del 21° Encuentro Internacional de Educación Inicial y Preescolar, que llevamos a cabo del 14 al 16 de octubre y cuya relatoría hoy comparto:

     

     Especialistas, académicos, investigadores, agentes sociales, profesionales de salud, legisladores locales y nacionales y de diferentes países de Latinoamérica y el Caribe, junto a educadores y expertos relacionados con el desarrollo infantil temprano de los 32 Estados de la República, hemos vivido tres días de intensas jornadas cargadas de emociones y apego a la ciencia.

     

     Fuimos convocados para reflexionar, dialogar, aportar ideas y repensar nuestras realidades, poniendo al niño y su entorno familiar, social y educativo en el centro de la atención del escenario de la pandemia del Covid-19. Este azote mundial ha puesto a prueba la capacidad de liderazgo de nuestros gobiernos, las fortalezas y debilidades de los sistemas de salud y las disímiles estructuras de la sociedad para enfrentar un hecho sin precedentes para la humanidad, lo cual ha provocado la necesidad de adoptar nuevos modos de actuación, de practicar la cotidianidad y el ritmo de nuestras vidas, así como la manera de dar continuidad a la educación y a la protección de la primera infancia.

     

     Por ello, el Comité Científico del Encuentro, en forma sabia y acertada, comprendiendo el rol del evento y el papel de la educación en la sociedad, consideró de gran actualidad y coherencia el abordaje del tema central. Para ello, se organizaron 11 sesiones científicas que permitieron el análisis del tema y sus 4 ejes a través de un video con las voces de niñas y niños, 2 conferencias, 5 conversatorios, 2 reflexiones de expertos y un panel.

     

     Tras un año de preparativos y deseos de encontrarnos nuevamente, el espacio virtual permitió saludar y agradecer desde nuestros países a las universidades, a los organismos y organizaciones internacionales y nacionales que hacen posible la magia del encuentro. Ellas y ellos no han cejado en el empeño de la continuidad, pese a la pandemia y las adversidades.

     

     Nos sentimos agradecidos con el Comité Científico por defender esta causa y ponerle tanto corazón. Quizá por ello participamos con el entusiasmo del primer Encuentro y con el cariño engrandecido, porque en cada octubre de los últimos 21 años crece la familia CENDI, su obra y prestigio internacional, sumando nuevos seguidores. Coincidimos todas y todos en que los gestores del Encuentro son: líderes de una epopeya educativa.

     

     De manera virtual, desde cada uno de nuestros países, lejos y cerca, con la emoción desbordante acudimos al acto de apertura. Con el alma noble y humilde hablaron representantes de la UNICEF México, del Instituto Iberoamericano del Niño, la Niña y Adolescentes, de la Fundación Bernard Van Leer de Holanda y del Gobierno del Estado de Nuevo León, así como alcaldes del Área Metropolitana de Monterrey. Sus palabras llegaron a cada centro educativo, hogar o plaza donde nos encontráramos.

     

     Expusieron ideas rectoras que encauzaron el evento: • Es necesaria una nueva ruta en la generación de políticas públicas y agendas de gobierno para el servicio de la primera infancia. • Ante la emergencia del Covid-19 la educación es un espacio de protección que reduce el impacto de la crisis, ya que brinda un sentido de normalidad y seguridad. • Debe ser respetado el derecho a la educación en tiempos de crisis, pues garantiza habilidades para el ejercicio de otros derechos. • Urge propiciar ambientes favorables, protectores y saludables que garanticen el desarrollo integral de la niñez.

     

     A partir de las voces de Fernando, Melisa, Carolina, Génesis, Milagros, Israel y Mónica, quienes representaron a la niñez del mundo con transparente sonrisa y orgullosos de sus CENDI, expresaron lo que han vivido durante la pandemia, abrieron sus corazones y enseñaron una bella lección: las niñas y los niños deben ser escuchados ¡y tienen derecho a tener derechos! Explicaron su deseo de volver al centro infantil para ver a sus amiguitos, amiguitas y maestras, jugar, disfrutar del jardín, ver las plantas, aprender muchas cosas y saborear la alimentación que reciben en los CENDI de “Tierra y Libertad”. 

     

     Los especialistas elocuentes y desbordados de emoción plantearon, desde diferentes aristas y perspectivas, las esencias necesarias para el diálogo y la reflexión. Es imposible repetirlas en esta relatoría, pero sí con respeto profundo retomar sus criterios y promoverlos entre el auditorio mundial, que son todas y todos quienes están viendo, sintiendo y escuchando este acto de clausura virtual, humano y sensible y, desde ya, emprender el retorno seguro a las aulas que trazaron con rutas de victorias sobre el episodio que ha dejado la pandemia.



« Lupita Rodríguez Martínez »