Opinión Editorial


Día Naranja: un año más


Publicación:21-11-2022
version androidversion iphone

++--

Cada año se llega el mes de hacer conciencia sobre la no violencia contra la mujer.

Cada año se llega el mes de hacer conciencia sobre la no violencia contra la mujer. Oficialmente es el día 25 de noviembre y cada día 25 del mes, se convierte en un día naranja para visibilizar y promover entornos seguros para la mujer.

Con esta fecha instaurada a partir del 2000 por la Organización de las Naciones Unidas, se pretende fomentar la ejecución de políticas por parte de las naciones para erradicar la violencia de género; la intención es que se involucren organizaciones mundiales y ONG’s, se brinde apoyo y se genere conciencia sobre la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

Pero cada año la fecha se acerca, se eligen embajadoras que promuevan este mensaje –este año le tocó a la actriz Anne Hathaway-; no obstante ¿qué ha cambiado desde el 25 de noviembre del 2021 a la fecha?

Me da la impresión de que el 25 de noviembre es, guardada toda proporción, como una Cumbre Mundial que reúne a cientos de líderes y donde se supone se establecen acuerdos para revertir tal o cual tema, pero el día de la clausura del evento, todo se resume a una foto de un apretón de manos y un ¡nos vemos el año próximo!

En Nuevo León este 2022 ha sido particularmente sangriento y violento contra las mujeres: ya van 79 feminicidios…y contando.

Debhani Escobar, Yolanda Martínez, la maestra Jhoana Ligues, María Fernanda Contreras, como las otras 74 mujeres víctimas de un feminicidio en la entidad, merecen justicia.

Ayer, alumnas de una casa de educación superior denunciaron ser víctimas de acoso y aunque las autoridades escolares prometieron tomar cartas en el asunto, siguen esperando les cumplan la palabra empeñada.

Como estas denuncias, se han tenido reportes en otras instituciones académicas.

Y, bueno, ni qué decir de cómo les va a las mujeres en los países islámicos; ahí está el caso más reciente, la muerte de Mahsa Amini, que ha desatado una serie de manifestaciones en Teherán.

Al menos mi percepción es que se ha bajado la guardia institucional en esta asignatura.

De acuerdo con la ONU, La violencia contra las mujeres y niñas se manifiesta de forma física, sexual y psicológica, e incluye supuestos como el abuso sexual, la mutilación genital femenina, el acoso, el matrimonio infantil y trata de persona.

La población femenina es altamente vulnerable de sufrir violencia de género, especialmente las niñas y las mujeres de la tercera edad, mujeres pertenecientes a la comunidad LGBT, migrantes y refugiadas, lo mismo que las que forman parte de minorías étnicas.

Aplaudo que se visibilice un problema mundial como lo es la violencia contra la mujer, ese es el primer paso, pero es tiempo de avanzar un paso más.

En el caso particular de Nuevo León es importante escuchar lo que todos los sectores tienen qué decir y proponer; hay que ampliar la alerta de género a la totalidad de los municipios del estado, algo que tanto se le ha solicitado a la CEDHNL

Los esfuerzos de Alternativas Pacíficas a través de sus Puerta Violeta son una auténtica bendición para la mujer violentada; asumo habrá otras tantas instituciones con fines similares, pero no se les puede dejar solas; hay que buscar el modo de que puedan crecer y dar atención para que las mujeres puedan y podamos, vivir en ambientes libres de violencia. Eso es lo que merecemos.




« El Porvenir »