Opinión Editorial


Ciclismo urbano


Publicación:31-07-2020

++--

La bicicleta, es utilizada como medio de transporte para algunos y otros la utilizan para en forma recreativa, o deportiva

En el mundo, la movilidad urbana tiene una naturaleza dinámica y se ha venido transformando de manera constante.

 La realidad social cambia, así como cambian nuestras relaciones humanas, entre muchos otros factores como la manera en como nos movemos dentro de un territorio determinado.

Dentro de esta nueva realidad, hay países que se han venido quedando atrás respecto de la evolución del mundo. Uno de ellos desafortunadamente es México. Ante estas nuevas formas de trasladarte de un lugar a otro, existe la actividad del ciclismo o el uso de la Bicicleta.

La bicicleta, es utilizada como medio de transporte para algunos y otros la utilizan para en forma recreativa, o deportiva. Esta actividad ampliamente es considerada en el mundo como una alternativa de transporte muy efectiva y eficiente, óptimo para distancias cortas y hasta moderadas.

En prácticamente todas las ciudades desarrolladas del mundo, y más en las zonas urbanas, han implementado gradualmente el uso de la bicicleta como medio de transporte prioritario, debido que al no ser contaminante, incentivas el desarrollo sustentable de la ciudad.

Las bicicletas proporcionan muchos beneficios, como lo son: el ejercicio físico que implica el ciclismo, estacionamiento fácil y su sencillo maniobrar. El uso de la bicicleta propicia también una reducción considerable a los índices de congestión y contaminación en una ciudad. Además, en el tema de salud, el sedentarismo es una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares, por lo que el uso de la bicicleta puede ayudar en la prevención de las mismas.

Se sabe que las bicicletas son menos visibles que los automóviles y que existe menos atención a los problemas de diseño con los que pueden contar. Sin embargo, muchos países ante esta evidente realidad y los graves problemas de movilidad, decidieron que era momento de innovar en la forma de trasladarse de un punto a otro de una manera mas eficiente y sustentable.

El Consejo de la Unión Europea entendió esta realidad y por ello han reformado su marco jurídico, y en muchos de los países que la conforman es obligatorio que el ciclista esté equipado con un reflector trasero y reflectores en las ruedas. En Dinamarca, por ejemplo, se requiere el montaje de luz y es obligatorio lograr tener una visibilidad a una distancia de 200m, en lugar de tener amplios estacionamientos para medios de transporte motorizados como los automóviles, los espacios los dedican a bicicletas estacionadas. Los carriles para bicicletas tienen una presencia clara y están bien mantenidos, y las ciclovías conectan lugares a las afueras cercanas con los centros de las ciudades, El 90 por ciento de la población de Dinamarca posee una bicicleta, mientras que solo el 56 por ciento posee un automóvil.

Ejemplos como el de Dinamarca hay muchos más alrededor del mundo, como Suiza, Madrid, etc. pero en nuestro país, también hay ejemplos y casos de éxito de esto. Entidades federativas como Tamaulipas, Baja California, Michoacán, Yucatán, Colima, entre otros, ya cuentan con una legislación en materia de fomento al uso de la bicicleta en sus respectivos Estados.

Lo anterior debido a que encontraron en la bicicleta una enorme área de oportunidad para solucionar los problemas de movilidad que años tras año se vienen incrementando trayendo consigo grandes problemas que afectan directamente en la calidad de vida de las personas, el medio ambiente, entre muchos otros más.

La extensión de ciclopistas en las Zonas Metropolitanas de México en el 2016 estaba conformadas en los primeros lugares con: Hermosillo 84 km, León 72 km, Querétaro 65 km, Mérida 64 km, Aguascalientes 36 km, Saltillo 31 km, Toluca 24 km, San Luis Potosí 21 km. Esto sin contar donde se tiene más extensión de ciclopistas en el país, la Ciudad de México tiene 322 km de infraestructura y Guadalajara cuenta con 294 km. 

Estas son cifras preocupantes porque al día de hoy Nuevo León solo cuenta con 19.8 km de infraestructura ciclista repartida, mayormente, entre los municipios de Escobedo, San Pedro Garza García, Apodaca y Monterrey; y tenemos aproximadamente 4.5 millones de habitantes, muchos más que la mayoría de las ciudades mencionadas en el párrafo anterior, pero sin un número de kilómetros de ciclovías acorde a la realidad del mundo.

Esto se agrava aún más, pues según un estudio publicado por la plataforma "Cómo Vamos Nuevo León", revela que de cada 10 pesos de presupuesto público invertido en movilidad, solo 2.8 pesos se invierten en movilidad no motorizada y solamente 4 municipios del Área Metropolitana de Monterrey invirtieron en infraestructura ciclista (Escobedo, San Pedro Garza García, Apodaca y Monterrey).

Nuevo León es un Estado donde la actividad del ciclismo ha crecido en los últimos años, cada vez más personas son las que utilizan bicicletas en diferentes funciones. Estos son mayormente los jóvenes, las nuevas generaciones de este país, que tienen un sentido de responsabilidad con el medio ambiente que nunca antes se había visto y una visión sin perder la estructura moderna que se ha logrado crear en México.

Para lograr una mejora en la vialidad de las ciclovías es necesario contar con una adecuada regulación en la materia. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI),  desde 2010 hasta 2018 se contabilizan 75 ciclistas que fueron víctimas mortales en Nuevo León, mientras que 2 mil 106 han resultado heridos.

En el 2019 se registró que el Municipio de Monterrey destacaba con más fallecimientos, con 19; Apodaca, que registraba 11; Guadalupe, con ocho; mientras Escobedo siete. El municipio de San Pedro Garza García, desgraciadamente, no se ha quedado atrás como se ha notado en recientes y lamentables eventos.



« El Porvenir »