Nacional Ciudad de México


Se amontonan los Reyes Magos en el Centro

Se amontonan los Reyes Magos en el Centro


Publicación:05-01-2022
++--

Llevan bolsas negras con cajas de autopistas, castillos de princesas, ropa, pelotas, bicicletas y videojuegos.

En medio de toda la vorágine del comercio informal desde la calle Del Carmen, República de Colombia, el Eje1 Norte, miles de ayudantes de Reyes Magos transitan para conseguir el mejor juguete para este 6 de enero.

Llevan bolsas negras con cajas de autopistas, castillos de princesas, ropa, pelotas, bicicletas y videojuegos. "Más barato que la carne de gato", "cámara lléveselo barato", "a ver gente… pásele por acá", se escucha gritar los comerciantes.

Las calles del perímetro B de la alcaldía Cuauhtémoc, son el paso forzoso para que el próximo jueves, millones de niños capitalinos vean los juguetes que más anhelaron por portarse bien.

Muñecos de acción, Paw Patrol, botas de dulces, súper héroes, fueron otras de las mercancías que se adquirieron la tarde del martes. Los precios no fueron problemas pues muchos compraban figuras entre los 400 y 700 pesos.

Sin embargo, la tarea es difícil para poder conseguir todo lo que los niños solicitaron, y más difícil aún, es caminar por las calles del Centro debido al comercio informal que redujo los espacios con puestos sobre la vía pública.

Aunado a eso se tenían que sortear motonetas, diablitos, carros con refrescos y cervezas. Los ambulantes son el mandamás de esa zona comercial en donde la venta de juguetes fue lo primordial; ellos ponen las reglas, los espacios por donde transitar y por donde no, cierran con motonetas y en caso de querer cortar el camino para evitar los embotellamientos de personas que miran los puestos de juguetes, es necesario que pagar.

Monedas de 1, 5 y 10 pesos se van acumulando en la gorras de los sujetos que controlan el paso de las familias.

También, los Reyes Magos ponen de su parte para que la zona sea caos, se avientan, maldicen, cargan sus bolsas con productos por todo lo alto, se amontonan, caminan como pingüinos, paso a paso.

Luego, se quedan parados, uno a uno se van apretujando hasta que la sana distancia, la pandemia y el repunte de contagios, quedan reducidos a la nada. Muchas personas se les vio incluso sin cubrebocas, sin importar que el de al lado tampoco lo tuviera.

Desde el inicio de las fiestas decembrinas de 2021, según testimonios, aquella zona del del Centro hasta el Barrio de Tepito, se ha vuelto la opción para los regalos y para el Día de Reyes no es la excepción.

"Yo no entiendo por qué traen a los niños a esta zona", dijo una señora molesta por no avanzar sobre la calle de República de Colombia. En el Eje 1 Norte la situación fue distinta pues no había tanta aglomeración de personas, y los carriles aún no eran invadidos.



« El Universal »