Nacional Estados


"Me siento bien, sentí alegría de vacunarme"

Me siento bien, sentí alegría de vacunarme


Publicación:19-10-2021
++--

Algunos tomaban fotografías a sus hijos cuando eran vacunados

TORREÓN, Coah. /EL UNIVERSAL.- Liliana Anguiano, madre de Jasaid de 13 años, no dudó en llevar a su hijo a vacunarse contra el Covid-19 en el primer día en que menores con comorbilidades en Coahuila accedieron al biológico. Su hijo padece estenosis pulmonar severa de nacimiento. No le funciona bien su corazón y tiene la arteria del pulmón tapada, por lo que es uno de 4 mil 115 pacientes de entre 12 y 17 años en Coahuila, con alguna comorbilidad que se registró. "Ha sido vivir con miedo todo este tiempo. Extremamos muchos cuidados", dice la madre sobre cómo han vivido la pandemia contra el Covid-19. Liliana relata que ha sido complicado porque, narra, el miedo y el temor a que su hijo se enferme es constante: "Extremamos mucho cuidado con él porque es sensible", asegura. Jasaid cuenta que sintió alegría cuando supo que lo iban a poder vacunar. Para él, ir a la escuela implica temor. "Me siento bien, sentí alegría. La verdad es que la situación se pone fea, es bueno que tengamos más cosas para cuidarnos", comparte el adolescente. La señora Anguiano menciona que ahora que regresaron a clases presenciales tuvo que hablar con los maestros para que tuvieran mucho cuidado con su hijo. Sub- raya que no acude todos los días pero que al final, para ella, "aunque sea importante la educación es más importante la salud". Jasaid recibió la vacuna en el Hospital General de Torreón, a donde llegaron a cuentagotas menores acompañados de sus madres o padres. La mayoría con uniformes escolares. Algunos tomaban fotografías a sus hijos cuando eran vacunados, como el caso de la señora Amaranta Rubio, quien con su celular capturó el momento en que su hija Lía, de 15 años, fue vacunada. Lía es asmática y cuenta que ya quería recibir la vacuna porque, detalla, este periodo ha sido estresante, más cuando hace un año se enteró que también padece una situación cardiaca. "Estábamos en casa y no hubo tanto contacto, pero es muy estresante, hace un año sucedió lo del cardiaco, todavía, más la presión de la pandemia", platica. Su madre, Amaranta, expone que se han cuidado mucho y gran parte del tiempo han estado encerrados para evitar contagios: "Me da mucho miedo que se enfermara de Covid por el hecho de que el asma pudiera agravarse", comenta la señora Rubio. Sin embargo, la madre refiere que ya es necesario que su hija vaya agarrando seguridad y lo mejor es que esté protegida con la vacuna. Platica que ha sido un proceso complicado porque Lía se ha vuelto aprehensiva. "Le da miedo de convivir con los demás. Tiene miedo de contagiarse, sabe cómo se pone en una crisis asmática. Eso le va a dar más seguridad", añade. Por eso Lía comenta que sintió emoción cuando se enteró de la noticia que sí sería vacunada. "Me siento feliz, ya pasó. Me siento más segura". Sin embargo, la familia tendrá que mantener las mismas precauciones, pues la señora Amaranta tiene otro hijo también asmático que tiene 11 años y 7 meses, por lo que no pudo registrarlo: "Tenemos que seguir cuidándonos porque es el que falta de vacunarse de la familia. Apenas por unos meses no alcanzó", añade. El secretario de Salud en Coahuila, Roberto Bernal, señaló que en los puntos de vacunación hay pediatras para detectar si los niños, efectivamente presentan comorbilidades, porque se detectaron certificados médicos sin firmas ni cédula profesional.


« El Universal »