Nacional Dependencias Federales


Liberan, tras 7 años a víctimas de tortura

Liberan, tras 7 años a víctimas de tortura
El caso de Mónica es emblemático

Publicación:13-03-2020
++--

El caso de Mónica es emblemático, puesto que fue víctima de tortura sexual cuando fue detenida.


TORREÓN, Coah..- El juez Primero de Distrito en La Laguna dictó sentencia absolutoria para Mónica Esparza Castro y su hermano Édgar Menchaca Castro, después de siete años en los que estuvieron presos, acusados por los delitos de secuestro y posesión de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército.
El caso de Mónica es emblemático, puesto que fue víctima de tortura sexual cuando fue detenida.
Hace siete años, el 12 de febrero de 2013, Mónica, su hermano y la pareja de ella fueron detenidos arbitrariamente por policías municipales de Torreón. Fueron torturados para firmar una confesión y presentados como delincuentes. Su pareja, Alfredo, murió a consecuencia de los actos a los que fue sometido.
En 2016, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 15/2016, en la que se relataron las violaciones a los derechos humanos.
Según lo documentado, a los tres los llevaron a una bodega de la dirección de Seguridad Pública Municipal. A Mónica la metieron en un tambo de agua, la golpearon con una tabla en los glúteos, y con puños y piernas en todo el cuerpo, mientras la amenazaban con descuartizarla.
Los policías municipales la obligaron a ver cómo torturaban a su esposo y a su hermano, además de abusar sexualmente de ella y de su pareja, entre otras aberraciones.
Este jueves, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro (Prodh), en compañía de la familia de Mónica y de otras asociaciones defensoras de derechos humanos, convocó a una entrega simbólica de 53 mil firmas que exigían la resolución positiva de Mónica y su hermano Édgar. La noticia cobró mayor relevancia al conocerse que serían liberados.
Melissa Zamora, abogada del Centro Prodh, indicó que todavía no tenían información precisa de la resolución del juez, pero celebró que después de siete años de que Mónica permaneciera en prisión preventiva se reconociera que hubo violaciones graves a sus derechos humanos.
Explicó que por lo pronto no conocen qué acciones seguirán, pero que la reparación del daño es un derecho que tienen todas las víctimas de violaciones de derechos humanos. "Será una decisión que tomen ellas", comentó en referencia a Mónica y su familia.
"Queremos estar con ella". "Con la libertad de ellos es más que suficiente", dijo Martha Castro madre de Mónica y Édgar.
La señora Martha agradeció que se haya hecho justicia y también dio las gracias a los medios de comunicación, asociaciones y organizaciones internacionales que se involucraron en el caso. "Hoy vemos resultados", aseveró.
Desde hace siete meses, Martha no tiene contacto con su hija y la última vez que la vio, vía remota, fue el 12 de febrero, en la última audiencia de vista. En aquella ocasión, Mónica exigía lo justo, porque mencionó que la justicia debió haber sido hace siete años.
"Sólo le pido lo justo, y lo justo es la libertad, ya que nuestra inocencia está plasmada en 17 tomos. Le pido que dé el primer paso para la tranquilidad de mi familia y de nosotros", expresó Mónica al juez hace prácticamente un mes.
"En unas horas estaremos abrazándolas", comentó emocionada la señora Martha. "Ya queremos estar con ella", dijo una de sus hijas a las afueras del Poder Judicial de la Federación, en Torreón.
Mónica Esparza, de 32 años, tiene dos hijos y dos hijas. Antes de ir a prisión preventiva se dedicaba al comercio, tenía un café internet y estaba por abrir una boutique.
A sus hijos les ha prometido que los llevará a Disney.
Sin embargo, quizá deberán esperar un poco, debido a que Mónica aún estaba recluida en el Centro Femenil de Readaptación Social de Coatlán del Río (Cefereso 16) en el estado de Morelos.
Personal del Centro Prodh se encontraba acompañando el proceso de su salida, pero hasta la noche de este jueves no se había dado la liberación de Mónica.


« El Universal »