Banner de aplicaciones

Nacional Derechos Humanos


CNDH busca acreditar tortura contra Mario Aburto

CNDH busca acreditar tortura contra Mario Aburto


Publicación:23-03-2022
++--

En febrero de 2021, Aburto denunció que durante su proceso fue víctima de tortuta. En noviembre de ese mismo año, la CNDH acreditó su declaración

A través de un comunicado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) aseguró que la sociedad mexicana tiene derecho a saber la verdad sobre lo que ocurrió el 23 de marzo de 1994 en Lomas Taurinas, Tijuana, Baja California.

En ese lugar y fecha, al finalizar un mitin, el ex candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio fue asesinado. A 28 años de ese acontecimiento, el caso sigue sin resolverse. 

Mario Aburto, es señalado como el asesino de Colosio. Por ello, en 2004 fue sentenciado a 48 años de prisión. A raíz de ese momento ha estado en tres penales distintos: Puente Grande, Huimanguillo y el Centro Federal de Readaptación Social Número 12.

En febrero de 2021, Aburto denunció que durante su proceso fue víctima de tortuta. En noviembre de ese mismo año, la CNDH acreditó su declaración.

Hoy, a través de un comunicado, el órgano autónomo informó que continúa trabajando en el caso y que se concentran en la apertura de una investigación seria y apegada a derecho sobre los hechos que motivaron la detención de la víctima el 23 de marzo de 1994. 

Aclara que la indagatoria sea por los reiterados actos violatorios de derechos humanos que afectaron a Aburto y a su familia. Además, pide la sustracción y conclusión demandada por actos de tortura. 

Este hecho se archivó y actualmente radica en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales de la FGR. De acuerdo con la CNDH, esto abona el esclarecimiento de los hechos y la comprobación de que la investigación fue manipulada.

Al respecto, señala la actuación del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la información y Protección de Datos Personales (INAI) en el resguardo de este y todos sus expedientes.

“La CNDH declara su respeto al INAI, en su calidad de garante del acceso a la información, pero reclama respeto a su calidad de garante de los derechos humanos. No puede ni debe haber contradicción entre una y otra tareas. Pero tampoco es posible que el INAI pretenda poner en riesgo un caso que no está resuelto, que mida con doble rasero sus resoluciones de información”, mencionó el órgano autónomo. 

A 28 años del caso, se considera el magnicidio más grave de México desde 1928 cuando mataron al presidente electo, Álvaro Obregón.



« Redacción »