Nacional Ciudad de México


Caminata por la Verdad toma aliento rumbo al Zócalo


Publicación:24-01-2020
++--

Conforme avanzan los metros, el recorrido reúne a más personas que aprovechan para conocerse y compartir

Kevin Alemán tiene 23 años, es de Uruapan, Michoacán. Ha perdido cuatro amigos asesinados y este viernes se dio cuenta que ha normalizado la violencia en su vida.

“He estado hablando con los participantes en la caminata y me he dado cuenta que no sentí nada cuando mataron a mis amigos”, dijo en tono de sorpresa.

Añadió que el acercamiento a este movimiento pacifista de la Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz le ha enseñado que tiene que comenzar una tarea en su lugar de origen junto con los 40 compañeros que marchan junto a Javier Sicilia y los LeBarón.

Conforme avanzan los metros, el recorrido reúne a más personas que aprovechan para conocerse y compartir.

Los caminantes se muestran entusiasmados, no hay cansancio, ni incidentes; es el segundo día del recorrido y los participantes, juntos, comparten los alimentos a pie de carretera.

En esto no hay distingos, los miembros de la Guardia Nacional y la Policía Federal que se encargan de la seguridad se acercan y comen junto a los manifestantes a un lado del poblado llamado Parres.

Hasta este sitio llegaron los tacos de canasta, el agua y las frutas que les dan energía para seguir el trayecto que cubren a pie, y en los camiones que se alinean a un lado de la autopista.

El clima ha permitido seguir el ritmo de la caminata sin mayores problemas, también hay un despliegue de seguridad que mantiene a los automovilistas a prudente distancia del sitio donde el contingente se alista para seguir hacia la Ciudad de México.

En algunos momentos, cantantes improvisados toman las guitarras y entonan canciones populares; tras el descanso se recogen los desperdicios para no ensuciar los lugares por donde pasan. 

Cuentan con apoyo de ambulancias y paramédicos que están vigilantes por si alguien requiere atención.

Los organizadores mantienen el control sobre el espacio, no permiten que se invada la cinta asfáltica más allá de lo permitido, para evitar accidentes.

“La violencia la normalicé. Veo que hay personas de todo el país y nunca lo había visto de esa manera, me dieron ganas de llorar”, subraya de nuevo Kevin Alemán.



« Notimex »