Monitor Más Monitor


Tokenización: el camino de la transformación digital

Tokenización: el camino de la transformación digital
Tokenizar algo significa que un documento es traducido o convertido a un token

Publicación:02-11-2020
++--

La transformación digital empuja el camino hacia la virtualidad, la cual toma fuerza y se impone por su increíble cantidad de beneficios.

Pero con su avance, también surgen nuevos conceptos y dudas, como las relacionadas a la protección de datos, la privacidad y cómo operar de manera segura en un entorno digital.

De qué hablamos cuando nos referimos a "tokenización"

Tokenizar algo significa que – mediante un software – un documento es traducido o convertido a  un token, un conjunto de códigos cifrados, que puede ser desencriptado únicamente dentro del mismo sistema y a través de contraseñas privadas, garantizando su confidencialidad.

"El término ´tokenización´ se usa para hablar de la transformación de un bien o un valor de su versión física a la digital.  Convierte un conjunto de datos en caracteres cifrados que ocultan la información sensible para protegerla durante su trasmisión de un punto a otro. En la actualidad, es un concepto fuertemente asociado al mundo financiero pero, en realidad, este método de digitalización se puede usar para almacenar y proteger cualquier tipo de documento que sea de valor, evitando su deterioro, pérdida o fraude", explica Laura Iglesias, CEO de Evolution Invest, empresa que desarrolla herramientas tecnológicas para facilitar la vida cotidiana.

Los tokens se han convertido en la nueva forma de representar algo del mundo real en el espacio digital para facilitar su manejo. Su creación es un proceso simple y aplica para casi todo documento que represente la identidad o la propiedad de algo: una escritura, una partida de nacimiento, un contrato o un bono. De esta forma, su propietario accede a la posibilidad de realizar trámites de forma completamente remota, pero extremadamente segura.

"En la nueva normalidad que nos toca atravesar, impulsada por el aislamiento producto de la pandemia, adoptamos hábitos que se mantendrán, sobre todo en lo que respecta al vínculo con otras personas o a la concurrencia a espacios públicos o privados como bancos y comercios. El incremento de las transacciones online de todo tipo ya es un hecho. Aunque en un tiempo retomemos algo de la vida pre COVID, nada será como antes y esta es una razón más porque la tokenización llegó para quedarse", reflexiona Iglesias. 

Cómo funciona esta tecnología

Luego de la traducción a un código cifrado, el token puede guardarse en un dispositivo físico de almacenamiento o bien, como es recomendado, su custodia puede encargarse a empresas especializadas que funcionan como bóvedas y que funcionan en plataformas específicas, lo que permite realizar intercambios de una manera descentralizada, sin intermediarios e instantáneas.

En la estructura del token también pueden sumarse Smart Contracts que definen las condiciones de los acuerdos y sobre las cuales se llevarán a cabo las transacciones. Cada vez que se realiza una modificación o se procede con alguna acción como, por ejemplo, un cambio de titularidad, una adenda, u otro evento, al igual que sucede en el mundo real; al primer bloque de cifrado se le añaden nuevos bloques con la nueva información creando una cadena de bloques y manteniendo la transparencia de las operaciones.

Con respecto a la validez jurídica de los tokens, es importante remarcar que estos no dejan de ser representaciones de activos físicos y, por lo tanto, están sujetos al mismo marco legal de la jurisprudencia donde se emitieron originalmente. Para hacer activos digitales y negociarlos en la blockchain se debe cumplir con los mismos requerimientos legales que determinen los derechos y obligaciones de las partes en una transacción tradicional.

Sin lugar a dudas, la tokenización y el sistema de redes blockchain abre las puertas a un universo de infinitas oportunidades, siendo una herramienta de relevancia para la inclusión financiera.



« Especial »