Monitor Más Monitor


La UE quiere que la batería de los móviles dure más

La UE quiere que la batería de los móviles dure más
También buscan que tengan piezas 5 años.

Publicación:03-09-2022
++--

Nos ha pasado a todos: quedarnos sin batería en nuestro teléfono móvil y en el momento menos oportuno.

 

Sobre todo cuando tenemos que contactar con algún cliente, esperamos una llamada importante o tenemos una reunión. No podremos hacerlo hasta recargarla. Hay opciones para que nuestro dispositivo no se quede inoperativo, pero no siempre tenemos encima una batería externa. Por suerte, la UE está decidida a que este problema suceda con menos frecuencia legislando para que la batería de los móviles dure más, según ITnews.

Está claro que las baterías de los teléfonos móviles no duran para siempre y tienen una vida útil limitada. Y que al pasar el tiempo se descargan con mayor facilidad, e incluso pueden estropearse por completo. Por ello, la Comisión Europea busca mejorar la batería tanto de móviles como de tablets, así como la disponibilidad de las piezas de repuesto necesarias para reparar los terminales.

Con este objetivo en el horizonte, desde Bruselas ya tienen propuestas con las que quiere obligar a los fabricantes de teléfonos a suministrar a los reparadores profesionales al menos 15 piezas diferentes desde que un móvil sale a la venta para que pueda ser reparado sin dificultad. Y que éstas permanezcan disponibles al menos durante los cinco años posteriores a dicho lanzamiento.

La CE busca terminar de esta manera on la excusa recurrente de que “no se puede arreglar este teléfono porque es antiguo y no hay piezas de reemplazo”. Los reguladores europeos quieren ponerles la cosa más fácil a los consumidores, y que por ley tengan acceso garantizado a baterías, cargadores, tapas traseras, pantallas, bandejas de tarjetas SIM y de memoria.

El objetivo no es otro que mejorar las opciones disponibles a la hora de reparar los teléfonos inteligentes y tablets. Y con ello también reducir la huella de carbono en Europa. Uno de los puntos que, además, se encuentra en la Agenda 2030. Con ello se rebajaría el número de desechos electrónicos y se fomentaría la reutilización de materiales y el reciclaje.

Móviles con mayor vida útil por ley

Alagar el ciclo de vida de un teléfono inteligente -muchos no llegan a los dos años-, sería el equivalente a retirar hasta cinco millones de automóviles en carretera, según una comparativa publicada por The Financial Times.

Si finalmente esta nueva propuesta sale adelante también se introduciría una nueva etiqueta energética en los propios teléfonos inteligentes y tablets. Algo similar a lo que ocurre en la UE con televisores y electrodomésticos. En ella se indicaría la duración aproximada de la batería del teléfono -siempre que el propietario del mismo haga un buen uso del terminal-, y otra información complementaria como, por ejemplo, la resistencia del teléfono frente a caídas o cómo protegerlo contra el polvo o el agua.

En términos cualitativos, el borrador se fija como objetivo que los dispositivos puedan alcanzar el 80% de su capacidad normal incluso después de 1.000 ciclos de carga completo. Si normalmente se recarga un teléfono una vez al día, esto significaría una duración de casi tres años prácticamente como si fuera nuevo en lo que a la batería se refiere.

Sin embargo, las exigencias de Bruselas no acabarían aquí. Obligarían a que los fabricantes estén obligados a garantizar que las actualizaciones de software no tengan efectos negativos en la duración de la propia batería, sobre todo en los dispositivos más económicos o de bajo coste.

A principios de este año, la Unión Europea ya puso su foco en los teléfonos móviles. Y el pasado mes de junio, el Parlamento Europeo aprobó el cargador universal para éstos. Una ley que también obligará a las compañías a que permitan a los consumidores que puedan elegir si quieren comprar cada nuevo dispositivo con o sin cargador. Una opción que permitirá un ahorro de 250 millones al año al evitar compras inútiles de cargadores, y también en el uso de hasta 600 toneladas de materias primas.



« Especial »