Joven UDEM


Se gradúan para enfrentar retos del emprendimiento femenino

Se gradúan para enfrentar retos del emprendimiento femenino
El 59 % de las emprendedoras reportó que su negocio se vio afectado por la contingencia sanitaria

Publicación:07-09-2021
TEMA: #UDEM  
version androidversion iphone
++--

Un total de 141 mujeres ?de las cuales 40 son jóvenes de entre 18 y 29 años? tuvieron su graduación de Kimakul.

El programa de la Universidad de Monterrey que busca contribuir al empoderamiento económico de las mujeres en situación de vulnerabilidad.

Un total de 141 mujeres decidieron combatir uno de los grandes retos del emprendimiento femenino, que es la inequidad, y, por ello, se graduaron del programa Kimakul 2020-2021 de la Universidad de Monterrey

La ceremonia de graduación se realizó de forma virtual en días pasados, con la participación de Isabella Navarro Grueter, vicerrectora de Formación Integral de la UDEM; Leticia López Villarreal, directora del Centro para la Solidaridad y la Filantropía; Jean Guerrero Dibb, director de Identidad y Principios Institucionales; y Sahara Calderón Samaniego, coordinadora del programa Kimakul. 

De las 141 graduadas, 40 son jóvenes de entre 18 y 29 años, quienes fueron asesoradas por docentes de la Universidad y 84 estudiantes que participaron como mentores y mentoras, según su área de estudio, acompañando a las mujeres emprendedoras en temas como emprendimiento, inclusión digital, desarrollo humano y empoderamiento. 

Kimakul es un programa que busca contribuir al empoderamiento económico de las mujeres en situación de vulnerabilidad como un factor de prevención de violencias y como una plataforma de creación de empresas sociales que mejoren la calidad de vida de las mujeres, sus familias y su comunidad.  

En su mensaje dentro de la ceremonia, Navarro Grueter señaló que la UDEM reconoce que la trascendencia se alcanza al poner los talentos al servicio de los demás, con lo que se busca promover acciones que sensibilicen a esta comunidad universitaria sobre las diferentes problemáticas sociales e impulsar esfuerzos que promueven la equidad y la movilidad social. 

"La Universidad de Monterrey busca ayudar a la construcción de una sociedad sostenible y, para ello, ofrecemos una educación integral a nuestros estudiantes que les permita trascender en el servicio y alcanzar su plenitud", indicó. 

Por su parte, Guerrero Dibb llamó a las emprendedoras a ver esta graduación no solo como un momento de llegada, sino como un momento de partida, que abre un amplio horizonte a través de un negocio y unas habilidades profesionales. 

Agradeció a las mujeres emprendedoras y a los aliados de la UDEM por brindar a esta casa de estudios la oportunidad de servir: "la UDEM ha sido fundada como una Universidad para el servicio y ustedes han hecho posible que seamos más fieles a nuestra vocación personal e institucional". 

Calderón Samaniego señaló que uno de los grandes retos del emprendimiento femenino es la inequidad en la repartición de las tareas de trabajo no remuneradas, como las labores domésticas y de cuidado de hijas e hijos, que incrementan el promedio de horas dedicadas a esas actividades. 

"Es lo que se llama doble o triple jornada de trabajo, lo que ha significado un impedimento o uno de los obstáculos para que muchas mujeres puedan lograr emprender un negocio, al tener que repartir su tiempo entre diferentes tareas", estableció.  

La también profesora universitaria afirmó que, pese a los avances en temas de igualdad en los últimos años en México, "aún existen brechas amplias de desigualdad y se ha acrecentado la violencia en contra de las mujeres".  

Agregó que cifras del INEGI en 2019 reportan que el 62.7 % de las mujeres en el país ha sufrido al menos un incidente de violencia o de discriminación a lo largo de su vida. 

La especialista en estudios de género destacó que, aunque muchas mujeres buscan emprender un negocio y lograr la autonomía económica, sus iniciativas enfrentan diversos obstáculos y retos, y es uno de los factores que influye en la violencia. 

Por esa razón, la participación económica de la mujer solo representa el 44.89 % frente al 77.07 % del hombre, lo que implica una brecha del 32.19 %. 

A pesar de las restricciones implementadas por la contingencia sanitaria, las emprendedoras registraron un cambio de 43 puntos en su calificación mínima al finalizar el programa, de acuerdo a exámenes de inicio y finalización del curso, como lo comentó Calderón Samaniego.   

Según una encuesta entre las participantes del programa, el 59 % de las emprendedoras reportó que su negocio se vio afectado por la contingencia sanitaria, principalmente en la disminución de ventas. 

En su presentación, la directiva expuso que el 20 % tuvo que utilizar otros canales de venta e, incluso, cuatro emprendedoras tuvieron que cerrar temporalmente. 

Al final, se realizó el panel Las alianzas intersectoriales para impulsar el emprendimiento en mujeres, en el que intervinieron Andrea Guevara Meza, directora de Enlaces Comerciales; Carmen Garza, directora de Autonomía y Empoderamiento Económico; y Mariel Jiménez, presidenta del Consejo Directivo de la Red SumaRSE Nuevo León. 



« Especial »