Internacional Latinoamérica


Suspender o no a Nicaragua, reto en la OEA

Suspender o no a Nicaragua, reto en la OEA


Publicación:11-11-2021

TEMA: #OEA  

version androidversion iphone
++--

La OEA se reunirá a partir de hoy y hasta el próximo viernes en Guatemala en su 51 Asamblea General

SAN JOSÉ., CR/EL UNI.- Si la Organización de Estados Americanos (OEA) quedó inmóvil e incapaz de lograr consenso para castigar a Nicaragua por los fraudes y farsas electorales de 2011 y 2016 y terminó reconociendo en 2012 y 2017 a Daniel Ortega como legítimo presidente nicaragüense, la gran duda es si el organismo cambiará de actitud para sancionar y aislar a Managua por el denunciado embuste en los comicios de 2021. La OEA se reunirá a partir de hoy y hasta el próximo viernes en Guatemala en su 51 Asamblea General y enfrentará uno de sus principales desafíos del siglo XXI con respecto al futuro de la democracia en Nicaragua, con el riesgo de precipitarse a un acelerado deterioro de su credibilidad y su posibilidad real de ser un centinela de la defensa democrática hemisférica. "Si no expulsan de la OEA a Nicaragua esta semana, se acabó la defensa colectiva de la democracia", advirtió el abogado y diplomático boliviano Jaime Aparicio, exembajador de Bolivia en la OEA. "El fraude empezó en 2011, cuando Ortega fue inscrito inconstitucionalmente como candidato por la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Supremo Electoral [para permitirle su reelección] y siguió en 2016", recordó Aparicio en referencia a la polémica que surgió en Nicaragua para la primera reelección en 2011 en un proceso dudoso. "Una fuente de la secretaría general de la OEA confirmó a este diario que "hay un grupo importante de países que podrían tocar el tema" de los comicios de este 7 de noviembre en Nicaragua en la Asamblea en Guatemala. Más de 35 países, entre ellos Costa Rica, Chile y Colombia, desconocieron el resultado electoral y se prevé que tampoco reconocerían a Ortega cuando el 10 de enero de 2022 asuma su cuarto quinquenio consecutivo desde 2007 y el quinto alterno, tras gobernar de 1985 a 1990. Del 2 de junio al 24 de julio de este año, Ortega y Murillo encarcelaron a siete precandidatos presidenciales opositores, aplastaron a la oposición y avanzaron a una victoria segura sin rivales y sólo con cinco partidos minúsculos como débiles contrincantes, sin representatividad popular y dóciles al régimen. Al proclamarse vencedores y sin dar indicios de cambio de ruta para perpetuarse en el poder, Ortega y Murillo defendieron la legitimidad del proceso y rechazaron el lunes pasado los ataques, defendieron la legitimidad del proceso y acusaron a los opositores presos de ser unos "hijos de perra de los imperialistas yanquis". El diplomático uruguayo Luis Almagro, secretario general de la OEA, tuiteó ayer que "rechazamos los resultados de las elecciones ilegítimas" en Nicaragua.


« El Universal »