Internacional Latinoamérica


"Sin Evo o con Evo, continúa la Revolución"


Publicación:02-12-2019
++--

Morales dice estar listo para enfrentar investigación de la Interpol 

 

México.- El expresidente Evo Morales sostiene que la Revolución Democrática Cultural o proceso de cambio continuará en Bolivia, donde lamenta que durante el “gobierno de facto” se han asesinado ya a 33 personas, insiste en incluir a la Organización de Estados Americanos (OEA) en el “golpe de Estado en su contra” y dice estar listo para enfrentar la investigación de la Interpol.

 

En entrevista exclusiva con Notimex, el primer mandatario boliviano indígena hace un recuento desde sus días como campesino, cuando niño, de su formación sindical, su despertar y el de sus compañeros agricultores para demandar justicia, de su incursión en la política y de la difícil salida de su país para ser asilado en México.

 

Con su acostumbrada vestimenta sport, al igual que su calzado negro, este hombre que suele usar chamarras de corte artesanal, de abundante caballera obscura y una sencillez que nunca abandona, así asome un gesto de molestia, dice que tiene 30 minutos para charlar, pero la plática se extiende alrededor de una hora.

¿Por qué México? ¿Qué ha encontrado aquí? ¿Qué le falta?

Después de los últimos conflictos, tres días de mucho asedio político, cuando la policía se suma al golpe de Estado, las fuerzas armadas, inclusive la OEA, pues era una forma de salvar la vida, según recomendación de algunas ministras y ministros, y dirigentes sindicales.

 

Ahí viene ya el día domingo 10. El lunes 11 de noviembre la primera propuesta de asilo viene de Paraguay y la otra propuesta, con apoyo logístico, era México justamente. Y de esa manera llegamos acá, con muchas dificultades, a la cancillería de México. Aquí primero llegamos al campo militar número 1, del Ejército de las Fuerzas Armadas. Excelente atención, me sentí mejor que en Bolivia y después por supuesto elegí una vivienda particular, con cooperación, ayuda de hermanas y hermanos latinoamericanos.

 

Claro, extrañamos siempre nuestro país, extraño los trabajos que hacíamos allá. Trabajamos de lunes a domingo, de cinco de la mañana hasta las 11:00, 12:00, 01:00 de la mañana. Somos pueblo trabajador, en el campo en Bolivia, no sé cómo sean en México.

¿Cuáles serían las condiciones que le permitirían regresar a Bolivia y pelear nuevamente por el poder?

El poder del pueblo, porque desde el movimiento indígena originario gestamos un instrumento político de la liberación, un programa del pueblo. Entonces, ¿cómo estamos juntos para organizarnos?

 

Estamos organizados sindical y socialmente. Después de este hecho tan doloroso que pasó en Bolivia, evidentemente hay algunos compañeros un poco desmoralizados, pero no hay desbande. Estoy en contacto permanente (para) volver, fortalecernos y nuevamente participar.

 

Hay una ley que garantiza las nuevas elecciones. Antes de mi renuncia yo dije: "ningún problema, yo renuncio (a) la nueva candidatura, todo para pacificar". Esta lucha de grupos radicales de la derecha, extrema derecha, es con violencia, pero fundamentalmente en base al racismo, fascismo, llegar al golpismo, pues odian al movimiento indígena.

 

¿Cómo unificar, cómo pacificar? dije: “no tengo ningún problema, ratifico, no quiero ser candidato, no voy a ser candidato”, pero también bajo las llamadas elecciones limpias, libres, transparentes, pues no puede haber perseguidos políticos.

 

No puede haber hermanas y hermanos que no tienen, hasta ahora, salvoconducto. Tienen mandamiento de apremio por terrorismo, por sedición, ustedes saben que yo tengo (imputaciones) de sedición, terrorismo y esos tantos procesos desde 1989 hasta 2005. Todos los presidentes me procesaron … me expulsaron del Congreso y justamente por “asesino, por narcotraficante, pero también por terrorista”; les gané todo, las falsas acusaciones.

Presidente, ¿qué nos podría decir de la formación de nuevos cuadros, de líderes en su Movimiento al Socialismo? Sin usted, ¿qué puede esperar el MAS en Bolivia?

Nuestra Revolución democrática cultural, más conocida en términos populares como proceso de cambio, sin Evo o con Evo, va a continuar. Las raíces de este movimiento político de liberación es el movimiento campesino indígena originario, que saben muy bien como mexicanos, en muchos países el movimiento indígena durante la Colonia, la República, ha sobrevivido, se ha defendido; así como Guatemala, México, Ecuador, Perú y Bolivia. Solo en algunos países del Caribe ya no hay movimiento indígena.

 

Allá seguimos siendo mayoría mediante el llamado pacto de unidad, que está compuesto por la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia. Soy afiliado a esa organización. Las Bartolinas, las Mujeres Interculturales, que son movimientos del Movimiento Campesino, afiliado también, se han ido al oriente boliviano, a los nuevos asentamientos en tierras fiscales.

 

Otros hermanos andan recuperando (la agrupación) Indígenas del Oriente. Esto es la máxima instancia, está intacta, firme. Son los que han dado dura batalla después del golpe de Estado; 33 muertos van en 10 días con el golpe al estilo de la dictadura; todos indígenas aymaras y quechuas, especialmente del pueblo alteño; aymaras y campesinos en Chuquisaca, en Santa Cruz, las masacres en Cochabamba…

 

Entonces eso, ahí hay líderes, nuevos líderes del campo, como también la ciudad, nuevos profesionales, es decir, hay, aunque podemos decir que las nuevas generaciones, nueva clase media que hicimos nosotros con programas sociales, con políticas económicas, tal vez no han vivido como antes se vivía, tenían otras expectativas. Tres millones de bolivianos pasaron en nuestra gestión a la clase media.

 

Redujimos la extrema pobreza a menos del 15 por ciento y nuestra meta era, al Bicentenario, porque Bolivia se ha fundado en 1825, a 2025, 200 años de vida como Bolivia, era llegar a menos del cinco por ciento de extrema pobreza. Entonces, la nueva clase media, tal vez ellos tienen otras expectativas, porque antes no conocían el teléfono, no conocían el agua potable, no tenían luz.

Ha trascendido en estos días que hay cinco funcionarios de su gobierno solicitando asilo en la embajada de México en Bolivia y el actual ejecutivo emitió una orden de captura contra ellos. ¿Qué cree al respecto?

Si bien el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo: “elecciones limpias y transparentes”, el gobierno de facto también lo repite, pero no es posible que haya asilados sin salvoconducto; autoridades, dirigentes perseguidos, asilados como en México, en otros países de Sudamérica. Entonces no son limpias, suenan a elecciones, pero sin democracia.

 

Saludo el esfuerzo de México. Recién cuando llegué, me informaron que tienen una tradición histórica de dar asilo político a muchos líderes del mundo. Saludo y felicito, por eso también estamos acá; el primer presidente indígena de Bolivia, un asilado político en México.

 

Hay 30, 40, 50 compañeros en la embajada de México en Bolivia. Algunos salieron, algunos abandonaron reservadamente para alguna cuestión de seguridad, pero cinco compañeros tienen mandamiento de apremio y es totalmente ilegal, con la información jurídica, porque desde el momento en que llegaron a la embajada pidieron asilo, eso está en curso.

 

Entonces esa es la situación que se tiene hasta el momento y esperamos que, si de verdad el gobierno de facto quiere garantizar elecciones libres y transparentes, deje de perseguir, que me permita volver y nos dé garantías.

 

So pretexto de sedición, terrorismo, persiguen a todos, amedrentan a todos. Dijeron: “vamos a cazar a toda sedición”. No hay libertad de expresión, hay chantajes, condicionamientos, autoridades. Los conocemos, pero ¿quiénes hacen eso?, gente metida en temas de ilegalidades.

 

Sería bueno que las nuevas elecciones garanticen realmente libertad y transparencia, que no haya perseguidos políticos. Yo no soy candidato, aunque me tienen tanto miedo. Evo (está) por pacificar, por unificar, ningún problema, yo no soy candidato, pero (espero) que también se respeten los derechos políticos y civiles para estas elecciones.

 

Si no, van a ser elecciones sin democracia, con perseguidos políticos, asilados, como los compañeros hermanos y hermanas que están en las embajadas. No dan salvoconducto, si no hay libertad esto es un estado de facto, no está cumpliendo con sus responsabilidades.

Ahora, lo más reciente, digamos es la orden de captura con notificación azul que emite la Interpol en su contra. Usted en sus declaraciones dijo que iba a indagar cuáles son las implicaciones de esto, ¿que nos puede comentar al respecto?

Información de Interpol Bolivia, pues que ya estamos en la lista azul, creo que la central de Interpol es París, Francia. No tengo información, pero (son) casi 10 cargos: terrorismo, sedición, instigación a delinquir… pero además de eso, por racismo y por discriminador. Eso no lo entiendo, nuevas figuras que aparecen.

 

Vamos a enfrentar. Hemos constituido una equipo jurídico internacional, gracias a juristas voluntarios, solidarios, humanos, así como al doctor Balcázar, por ejemplo, aceptó ser nuestro defensor asesor, y otros tantos que van sumándose porque me conocen bien, saben de nuestra lucha. Entonces vamos a enfrentarlo. No tengo ningún miedo y por eso les decía, los presidentes de 1989 me procesaron por sedición, alzamiento armado, y nunca me sentenciaron. En el 2002 me expulsaron del Congreso por asesino, narcotraficante, por sedición. Me acuerdo perfectamente.

Ahora, volviendo a la situación de Bolivia, cuando la OEA presenta el informe, lo da como posible ganador, pero no en la primera vuelta. Háblenos de las irregularidades detectadas.

Primero, nunca me gusta engañar ni mentir al pueblo. Eso viene de familia. Me decían: "Evito, no hay que mentir, ni robar, ni ser flojo". Mi padre me enseñó: "si en algún momento te falta plata o algo, tienes necesidad, hay que asumirlo, si sabes que no vas a poder pagar la deuda, es mejor decir ayúdame"; eso aprendí de niño.

 

Quiero que sepan, yo llegué a la presidencia sin ninguna formación académica por muchas situaciones económicas familiares. Yo llegué a la presidencia después de profunda reflexión, he llegado con la verdad y la honestidad de tantos años de dirigente.

 

Desde el 88 fui rechazado. He derrotado tantas insinuaciones de corrupción, no conozco prebendas jamás, y decir a las instituciones o al Tribunal Supremo Electoral ayúdenme con fraude, no entiendo, ese fraude es invento de la derecha.

 

Porque sabían que iba a ganar y hemos ganado las elecciones a la primera vuelta. Inventan el tema porque estaba el golpe, como se ha demostrado. Entonces, quiero decirles que, lamentablemente, parte del golpe ha sido la OEA y aquí hay una enorme contradicción de Luis Almagro, porque en mayo avaló mi candidatura y dijo que era válida.



« Notimex »