Explica gobierno alemán caso Wirecard

Explica gobierno alemán caso Wirecard
Olaf Scholz

Publicación:29-07-2020
++--

Los diputados querían saber por qué los ministerios y las autoridades de regulación no actuaron antes para evitar este escándalo

Munich, Alemania.-El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, aseguró el miércoles ante parlamentarios durante una audiencia que compartió "todo lo que se sabía" sobre el escándalo de Wirecard, la compañía de pagos digitales que quebró en medio de sospechas de fraude y manipulaciones contables.

El socialdemócrata Olaf Scholz y su homólogo de Economía, el conservador Peter Altmaier, fueron convocados por la comisión de Finanzas del Bundestag, la cámara baja del parlamento, a puerta cerrada.

Los diputados querían saber por qué los ministerios y las autoridades de regulación no actuaron antes para evitar este "escándalo sin equivalente en el mundo de las finanzas", como lo calificó el gobierno alemán.

El caso estalló en junio, cuando Wirecard, una compañía que cotizaba en el Dax de Fráncfort, que reúne a las 30 principales empresas del país, confesó que mil 900 millones de euros inscritos en sus cuentas en realidad no existían.

"Actué de forma que todo el mundo supiera exactamente todo lo que sabíamos" declaró Scholz a la prensa tras cuatro horas de audiencia, en la que prometió reformas.

El ministro aseguró que quiere dar más poderes y medios a la BaFin, la autoridad de los mercados financieros y la regulación bancaria, en el punto de mira de la opinión pública a causa de su inoperancia en la crisis.

La oposición, por su parte, no excluyó abrir una investigación parlamentaria.

Quiebra de la compañía 

Tras destaparse el fraude, las acciones de Wirecard se hundieron más de un 98% y la compañía quebró. Su fundador y expresidente, el austriaco Markus Braun, está en prisión preventiva junto a dos exdirectores, acusados de varios cargos.

La fiscalía de Múnich investiga donde está el dinero y acusa a los dirigentes de haber mentido sobre ingresos desde 2015.

El exdirector de operaciones, Jan Marsalek, del que se sospecha que estaba relacionado con varios servicios de inteligencia, no se entregó a la justicia alemana y estaría en Rusia, según los medios alemanes.

- "Vergüenza" para el país-

Desde hace cinco años la prensa ya recogía rumores sobre las irregularidades en Wirecard y a principios de 2019 el Financial Times publicó una investigación sobre la sospechas de fraude en Asia.

Felix Hufeld, el director de la BaFin, fue acusado por varios inversores y en junio calificó el caso de "desastre total" y de "vergüenza" para el país.

La BaFin es un "tigre sin dientes" frente a los grandes grupos, dijo por su parte Frank Schäffler, un diputado del partido liberal FDP y miembro de la comisión de Finanzas, al periódico Handelsblatt.

Pero el gobierno también está en una situación delicada. Según un informe del ministerio, Olaf Scholz estaba al corriente ya en 2019 de una investigación de la BaFin sobre sospechas de manipulación de los mercados por parte de Wirecard.

La canciller Angela Merkel también ha sido criticada y según la revista Der Spiegel promovió la compañía durante un viaje a China en 2019, cuando sus servicios ya estaban al corriente de una investigación.

Pero la cancillería desmintió que Merkel estuviera al corriente tan pronto de las irregularidades.

El caso Wirecard recuerda el de Enron en Estados Unidos a principios de los años 2000, cuando esa compañía aumentaba artificialmente sus beneficios, escondía sus pérdidas y falsificaba sus cuentas para mejorar su cotización en bolsa.

Wirecard tiene seis mil empleados en todo el mundo y de momento sigue operando.



« Redacción »