Monitor Gadgets


Análisis Samsung 860 Pro SSD: En el límite de lo posible


Publicacion:16-05-2018

+ + - -

En nuestro análisis del Samsung 860 Pro SSD, comprobaremos si la tecnología V-NAND ha conseguido que lleguemos al final de una era.

En nuestro análisis del Samsung 860 Pro SSD, intentamos discernir si hemos llegado al final del camino en este formato de SSDs.

Como cualquiera que tenga algunos conocimientos de informática, yo también he tenido que soportar preguntas de conocidos, amigos y familiares; y una de las que más se repiten es qué hay que hacer para que el ordenador deje de ir lento.

Y la respuesta, en la mayoría de las ocasiones (descontando virus y problemas similares) es: instálate un SSD. Los SSD son la manera más inmediata, barata y directa de mejorar la velocidad de nuestro ordenador; no nos damos cuenta del cuello de botella que supone un HDD tradicional, hasta que damos el salto a un SSD.

V-NAND ha hecho de los SSD de Samsung, los más codiciados
Pero, ¿vale cualquier SSD? Es cierto que cualquier modelo de SSD supone una gran diferencia respecto a un HDD; pero incluso en este sector hay vencedores y derrotados, y durante mucho tiempo, Samsung ha pertenecido a los primeros.

Los SSDs de Samsung suelen ser de los más codiciados, y por buenos motivos. El fabricante surcoreano es la referencia mundial en la fabricación de chips de memoria flash, sobre todo con el desarrollo de la tecnología V-NAND.

Tradicionalmente, la información que guardamos en chips de memoria se almacena en celdas, dispuestas en un plano para que sean más fácilmente accesibles; la consecuencia de esto es que, si queremos más almacenamiento, necesitamos más espacio para meter más celdas (a menos que aumentemos la densidad, y ese es otro problema que también se las trae).

La solución de Samsung es ingeniosa: en V-NAND, las celdas no se disponen sólo en un plano horizontal, sino también en vertical; de esta manera, se consigue una mayor densidad de celdas, manteniendo el rendimiento y la fiabilidad que caracteriza a esta tecnología. Y todo eso, aumentando la velocidad, poco a poco, y cada vez más.

Análisis del Samsung 860 Pro SSD: rendimiento de sobra para el usuario medio
Y así se nos presenta el Samsung 860 Pro SSD: una unidad de SSD de formato de 2,5 pulgadas que se conecta por SATA de 6 Gb/s. Es decir, la que es compatible con la inmensa mayoría de las placas base de nuestros lectores; y no es de extrañar que sea una de las primeras opciones que cualquiera tiene en cuenta al dar el salto a los SSD.

La unidad cedida, de 512 GB, puede parecer demasiado para el usuario medio; pero si nos fijamos en sitios como Amazon, en estos momentos el precio ha bajado hasta los 200 € aproximadamente. Y como pronto veremos, esto puede marcar la diferencia teniendo en cuenta la situación del mercado actual.

De entrada, no hay nada en la apariencia del 860 Pro que delate algo especial. Comparado con el 860 EVO, la versión más barata, sólo el detalle en color rojo denota que estamos ante la versión más rápida. Todo el mundo sabe que el rojo es el más rápido.

Aparte de eso, nada más. Estamos ante una unidad SSD de 2.5 pulgadas. Probablemente la caja de tu ordenador tenga un hueco para instalar uno; y si no, hay adaptadores para instalarlos en huecos de 3,5 pulgadas. Y la conexión SATA, es de 6 Gb/s, que también está presente en la mayoría de las placas modernas. Hasta ahora, todo muy simple. Lo interesante llega cuando el SSD es instalado y lo probamos.

Velocidad garantizada
Aquí es donde el 860 Pro revela sus verdaderos colores: los de la velocidad. Incluso comparado con otros SSD, se nota la diferencia; especialmente si hemos comprado un modelo de gama baja, es sorprendente que la diferencia se note tanto.

Samsung promete una tasa de transferencia de 560 MB/s en lectura secuencial, y de 530 MB/s en escritura secuencial, aunque estos datos suelen depender de la capacidad del dispositivo.

Y la realidad es que los datos que hemos obtenido en nuestras pruebas se acercan mucho a estas cifras, y en algunos casos, son calcadas. Como la lectura secuencial, donde hemos conseguido exactamente los 560 MB/s prometidos y algo más; en cambio, en la escritura secuencial se queda algo corto, pero siguen siendo cifras espectaculares. De hecho, en este caso puede afectar el hardware usado; en nuestro caso, un Intel Core i5-6600K con una placa Asus H170 y memoria DDR4 2133.

¿El mejor SSD de dos pulgadas y media del mercado?

En la “vida real”, esto se traduce en un rendimiento espectacular. Ya sea copiando archivos, o ejecutando aplicaciones pesadas, nunca encontramos ningún momento débil. Incluso jugando a Kingdom Come: Deliverance, un juego de mundo abierto con un tiempo de carga inicial bastante alargado; con el 860 Pro la partida se cargó en unos segundos, y mientras jugábamos no tuvimos problemas corriendo lo máximo posible y accediendo a nuevas zonas.

Por lo tanto, nadie puede negar que el 860 Pro es probablemente el mejor SSD de conexión SATA del mercado. Pero ahí es justo donde se encuentra la gran tesitura de comprar este producto.

Y es que el 860 Pro parece el fin de una era. Como si hubiésemos llegado al límite de lo que es posible en este formato; y la culpa la tiene, cómo no, la conexión SATA; pese a que en teoría 6 Gb/s nos debería permitir unas tasas de 750 MB/s, a la hom.ra de la verdad esa cifra se acerca más a los 600 MB/s, y eso sólo en teoría.

Es muy posible que veamos pocos modelos en el futuro que lleguen a esos ansiados 600 MB/s en el futuro. Al menos, no por SATA. La era de SATA ha terminado; si realmente quieres el mejor rendimiento, tienes que dar el salto al formato M.2 por Nvme.

El fin de una era
Esta especificación ya es posible encontrarla en muchas placas base y portátiles nuevos; y la propia Samsung está demostrando que SATA suponía un gran cuello de botella para su tecnología de memorias flash. Los 970 EVO y 970 Proanunciados no hace mucho presumen de tasas de lectura secuencial de 3.500 MB/s. Sí, vuelve a leer esa cifra, y compárala con la del 860 Pro. No hay color.

En contexto, nos damos cuenta de que estamos en el final de una era; debe ser algo parecido a lo que sintieron los escribanos cuando Gutenberg presentó el primer libro impreso. Los SSD por SATA han llegado a su límite factible, y sólo un gran revolución cambiaría esto. Es cierto que existen más versiones SATA aparte de la 3.0 de 6 Gbit/s que usa todo el mundo; pero incluso SATA 3.2 “sólo” alcanza los 1969 MB/s en teoría.

¿Quiere decir eso que los SSD por SATA de repente son inservibles? Ni mucho menos, como demuestra este 860 Pro. En cualquier situacion que le pidamos, este SSD ofrecerá un rendimiento excepcional, sobre todo comparado con otros de su quinta.

Los juegos cargan al momento, las transferencias de archivos son casi inmediatas, y si instalas el sistema operativo en él, su PC se encenderá en segundos. Eso debería ser suficiente para la mayoría de usuarios. Pero si no lo es, si buscas esos segundos de más, esos MB/s de más, y ese salto de rendimiento que parece una fantasía, tendrás que dar el salto a M.2 por Nvme.

El Samsung SSD 860 Pro es el canto del cisne de los SSD SATA; bello y más que suficiente para todo el mundo, pero nos deja cierta tristeza al saber que nada podrá mejorarlo.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario