Legal


Analizan leyes ante cambios internacionales


Publicacion:07-03-2018

+ + - -

El jurista Hernán Díaz dijo que es urgente el poder reforzar un diálogo firme entre México y Canadá previo a renegociación agroalimentaria del TLCAN.

Por lo que dijo que legalmente los secretarios de Agricultura de México, José Calzada Rovirosa, y de Canadá, Lawrence MacAulay, deben de ubicar en la reunión bilateral con el objetivo de fortalecer el diálogo entre ambos países, previo a las consultas correspondientes al sector agroalimentario en el proceso de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Donde se debe de buscar  un enfoque a analizar los beneficios y alcances de la cooperación científica y tecnológica en los rubros agrícola, pecuario y forestal, así como en protocolos de sanidad e inocuidad, y el intercambio comercial de ambos países, temas cuyos resultados han sido positivos para el crecimiento y desarrollo de los sectores productivos de ambas naciones.

“Los funcionarios han coincidido en el compromiso de lograr una profunda integración del sector agroalimentario en la región por ser indispensable para la economía y la población de los tres países que conforman el TLCAN (México, Canadá y Estados Unidos), así como el compromiso de mantener los mercados abiertos”.

“En la  ley los titulares de las carteras de Agricultura de México y Canadá evaluarán y ampliarán la cooperación en múltiples rubros, con atención especial en los trabajos para lograr una equivalencia y reconocimiento mutuo en los productos orgánicos, así como en los procesos de certificación electrónica fito y zoosanitarios”.

“Además, se debe de fortalecer las líneas de acción orientadas a mejorar la infraestructura y logística, incluidos los sistemas de almacenamiento, cuartos fríos, distribución y comercialización, con la optimización y agilización de los accesos de los productos en ambos mercados”.

Y es que se tiene la intención de fortalecer y ampliar el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales México- Canadá (PTAT), vigente desde 1974 y que alcanza un beneficio para 25 mil trabajadores nacionales al año.

“Entre las actividades legales  se deben de ver los impactos de desarrollo jurídico en la Cámara de Comercio de Calgary, la Asociación de Productores de Canola, la Industria de Cárnicos y Ganadería de Canadá, así como un encuentro con jóvenes productores de ambos países”.

“Canadá es el segundo socio comercial agroalimentario más importante para México, después de Estados Unidos, con un intercambio de más de tres mil 154 millones de dólares americanos al año y una balanza comercial superavitaria en 2016 por 533 millones de dólares”.

Y es que los principales productos mexicanos que se exportan a ese país de Norte América son tomate, pimiento, aguacate, berries (frambuesa y zarzamora), cerveza, mango, guayaba, uva, pepino, espárragos, col, cebolla, calabaza, sandía, limones, ejotes y fresa, entre otros.

El éxito para México con el TLCAN es innegable, y sólo aquellos que viven a expensas de los demás se empeñan en predicar lo contrario. Algunos arrogantes académicos no hacen más que demostrar su profunda ignorancia cuando tratan de demostrar lo negativo que supuestamente ha sido la apertura comercial. Los resultados de la apertura están a la vista y quienquiera no ser engañado puede consultarlos.

Al iniciarse el Tratado de Libre Comercio diversos grupos se oponían. Afirmaban que empobrecería a México y el déficit comercial sería mayor. La apertura se traduciría en más importaciones y habría un mayor desempleo en México.

“En los años del TLC las exportaciones totales mexicanas se han triplicado al pasar de 52.000 millones de dólares en 1993 a 161.000 millones en el 2002. Este es un ritmo de crecimiento de 12% al año, superior incluso al de los tigres asiáticos. De déficit crónicos en balanza comercial con Estados Unidos, a partir del tratado hemos tenido superávit crecientes. Tan sólo el año pasado fue de más de 37.000 millones de dólares”.

“El flujo promedio anual de inversiones que llegó a México de 1994 a 2001 triplicó el promedio registrado en los siete años anteriores al TLCAN. Más de 96.000 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa (IED) se acumularon de 1994 al 2001. El TLCAN abrió la puerta a una serie de empresas multinacionales que de otra manera no hubieran pensado en instalarse en México”.

En los tres países se han creado empleos gracias al tratado, pero en relación con el tamaño de su economía, el más beneficiado es México. Es difícil calcular cuántos empleos se han creado en nuestro país como consecuencia del TLC, ya que los factores de la economía inciden unos sobre otros de manera dinámica y constante. Los cálculos, sin embargo, se acercan a los tres millones. El sector externo de la economía impulsado por el libre comercio no sólo se ha convertido en el mayor generador de empleos de nuestro país sino que lo ha hecho con sueldos significativamente mayores al promedio nacional. Los últimos nueve años confirman que una de las principales fuentes de empleos para muchos hijos de campesinos, cuya única alternativa antes del tratado era emigrar a los Estados Unidos, son trabajar en empresas que exportan a Estados Unidos. De consolidarse el TLC, les mandaremos más productos y menos mexicanos.

“La apertura comercial trajo consigo nuevas obligaciones y un marco jurídico que hacía de México un lugar más predecible y confiable para la inversión extranjera. México abandonó el esquema del país proteccionista y de economía planificada para pasar a un modelo de libre mercado más democrático, lo que garantizaba una mayor responsabilidad en la conducción de sus políticas económicas. El TLCAN empujó a México en esta transición de modelo de desarrollo económico y también en gran medida en la transición política, gracias a la transparencia y la competencia a la que forzó a las instituciones políticas”.

“Gracias a la apertura México pudo salir adelante de la crisis de 1995 relativamente rápido y, nuestro comercio es, a la fecha, lo que mantiene a flote la economía mexicana al representar más del 60% del PIB”.

Y es que el  TLCAN cumplió con creces en materia de comercio e inversión. Lo más importante es que millones de consumidores mexicanos han resultado beneficiados al tener a su alcance una variedad de productos y servicios innovadores que son más baratos y que tienen una mejor calidad.

Por ello los oponentes del TLC argumentan que los beneficios del libre comercio no se han repartido de manera equilibrada en el país. El norte del país, apuntan, se ha visto favorecido mientras que el sur de México se ha quedado rezagado. Pero ahí está también una de las claves que nos obligan a mantener y a fortalecer el TLC.

El norte se ha integrado con entusiasmo al libre comercio y de ahí surge su relativa prosperidad. El sur, donde el subcomandante Marcos y sus comandantes neozapatistas protagonizaron la rebelión en contra del TLC del 1 de enero de 1994, o donde el pintor Francisco Toledo encabezó una campaña en contra de la apertura de un McDonald's, se ha quedado atrás precisamente por la resistencia de sus políticos a la apertura comercial y económica.

 



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario