Monitor Más Monitor


Internet tiene una nueva obsesión


Publicación:07-07-2021


++--

Hasbullah Magomedov, el "niño" boxeador ruso de 18 años.

Hace unas semanas Khabib Nurmagomedov, el histórico ex campeón mundial de la UFC, se hizo una foto con los futuros dos rivales de un gran combate auspiciado por él mismo. Nurmagomedov salía agachado en el plano para estar a la altura de la mirada de los contendientes, que alzaban sus puñitos. No parecían tener más de siete años. ¿Acaso el que destrozara años atrás al mismísimo Connor McGregor se había vuelto loco y estaba anunciando con la imagen su nueva profesión como mánager de peleas de boxeo de bebés? ¿Se trata de otra de esas clásicas salvajadas sólo made in Russia?

No exactamente: los púgiles son dos adultos, Abdu Rozik, rapero de Tayikistán y personalidad popular del Internet popular, y Hasbullah Magomedov, nuevo icono de redes sociales. Ambos tienen más de 17 años y acondroplasia, una forma de enanismo causada por un trastorno genético y que provoca un crecimiento reducido en comparación con otras personas. Es decir, se van a quedar con ese aspecto para siempre. Estos adolescentes se medirán en un combate de Artes Marciales Mixtas, para las que ya se están entrenando, y cuando estén listos protagonizarán el "combate del siglo", uno que no tendrá nada que envidiar a Floyd Mayweather vs. Logan Paul. Termine como termine ese encuentro, los internautas ya se han dado cuenta de que estamos sólo ante el inicio de la hasbullahmanía.

Mi querido Hasbullah. Es protagonista de stickers de WhastApp, de fanart, de fancams, de bromas en Twitter y se prodiga por Forocoches. Es la estrella que necesitábamos en este momento. Un influencer del buen rollo y de risa contagiosa que no duda de hacer humor de su condición física. Le gusta trollear mostrando los mejores momentos de su día a día: cuando levanta pesas, manejando BMWs por el campo, prendiendo un lanzallamas... Y hasta aquella vez que pilotó un helicóptero. Apenas una foto suya ante el amanecer puede conquistas a las masas y servir la ración de bondad espiritual necesaria.

Polémica. El futuro combate entre los enanos trajo fuertes críticas de Uliana Podpalnaya, directora de la Asociación Atlética de Enanos de Rusia, que describió la cita como "poco ética y equivocada" por la imagen que de ello se desprendía de la función que las personas de esta condición deben ocupar en el espacio público: bufones. En esencia, el mismo lugar que se les había reservado en todas las culturas del planeta a lo largo de los siglos. Hasbullah Magomedov no lo vio así, y defendió su derecho a lucrarse con su fama como a él le plazca.

Tranquilito por sus panas. En verdad el sentimiento que parece primar entre sus fans es el de cariño y respeto, casi como si su risueña actitud fuera merecedora de una idolatría que le coloque en un plano existencial superior a la de sus seguidores saturados de la ansiedad moderna. De hecho, puede que el pequeño Hasbullah tenga la cabeza mejor amueblada que la mayoría de nosotros y sepa bien cómo funcionan las dinámicas de fama actuales: ha declarado que sus redes estarán activas por un tiempo pero que dentro de no mucho lo dejará para estudiar e instruirse en el Corán. Su plan vital consiste en convertirse en teólogo islámico en Daguestán y en el Cáucaso, zonas de gran mayoría musulmana.



« Especial »