Sabias Que Monitor


Diferencias entre reiniciar, resetear y restablecer Windows

Diferencias entre reiniciar, resetear y restablecer Windows
Se puede dar el caso por la razón que sea

Publicación:21-03-2020
++--

Son procesos que podemos llevar a cabo de diferentes maneras, como lo vamos a explicar a continuación.

Cuando estamos trabajando con un ordenador cualquiera que tenga como sistema operativo Windows, se puede dar el caso de que necesitemos reiniciarlo por la razón que sea. 

Como os contamos, dependiendo de las circunstancias del momento, llegado el caso tenemos varias alternativas a llevar a cabo para reiniciar un ordenador con Windows. Eso sí, aunque en un principio nos pueda parecer que todo ello es lo mismo, en realidad no es así, existen diferencias entre las modalidades.

Maneras de reiniciar un ordenador con Windows

Es por ello que en estas líneas os vamos a hablar de las diferentes maneras de las que podemos echar mano a la hora de reiniciar un PC cualquiera. Cuando hablamos de reiniciar un PC, este proceso consta de dos pasos muy importantes. El primero es apagar el PC por completo, para después volver a ponerse en marcha. Así, lo que se logra es cerrar todas las aplicaciones del sistema y además se termina con cualquier proceso abierto.

De este modo, una vez que se apaga del todo, a continuación se recarga el sistema operativo de nuevo para que podamos volver a usarlo. Llegados a este punto os diremos que esto es algo que podemos llevar a cabo de dos maneras. En primer lugar nos encontramos con el reinicio convencional, o suave, por así decirlo. Este se produce cuando reiniciamos el ordenador mediante las teclas Ctrl + Alt + Del o desde el menú Inicio. Cabe mencionar que en este caso el estado del hardware del ordenador no se restablece ni pierde potencia.

Pero también podemos echar mano del reinicio más radical, algo que en ocasiones llevamos a cabo cuando el sistema se bloquea, por ejemplo. Entonces, como seguro que muchos sabréis, es el que llevamos a cabo nosotros mismos manualmente. Para ello lo habitual es mantener pulsado el botón de encendido del ordenador durante unos segundos para apagarlo. Tras ello volvemos a encenderlo pasados 10 o 15 segundos. Aquí, como es fácil pensar, la potencia del equipo se pierde por completo durante ese tiempo de espera, algo que no sucedía en el caso anterior.

Resetear y restablecer el sistema operativo

Por otro lado también podemos resetear el propio Windows, que es muy similar al reinicio comentado anteriormente. Con esto nos referimos a la posibilidad de que el reinicio del sistema operativo lo haga el propio software. Cuando hacemos clic en el botón del menú de inicio estamos reiniciando el PC, sin embargo, cuando el equipo lo hace por sí solo, es que está restaurando el sistema operativo, por ejemplo por algún fallo detectado.

Así, lo visto hasta el momento lo que hace, de un modo u otro, es apagar el sistema operativo, junto al propio equipo, o no, para volver a cargarlo pasados unos segundos. Los cambios en el mismo a nivel de almacenamiento son nulos, pero restablecer Windows es muy diferente. Y es que este último término al que nos vamos a referir aquí, significa que Windows 10 se va a reinstalar desde cero.

De hecho este restablecimiento es una de las funciones del propio sistema, por lo que se reinstala pero sin necesidad de disponer de la ISO en un USB, CD o DVD. Con esto lo que logramos es solventar algún problema grave sucedido en el software, aunque esto puede conllevar a pérdida de datos y aplicaciones, dependiendo de la modalidad que elijamos. Para terminar os diremos que esto es algo que podemos llevar a cabo desde Configuración / Actualización y seguridad / Recuperación.



« Especial »