Sabias Que Portada


Brutalidad policial indigna a Colombia

Brutalidad policial indigna a Colombia


Publicación:10-09-2020
++--

La Fiscalía General inició una indagación y ambos policías fueron separados de sus cargos.

SAN JOSÉ, Costa Rica.- Colombia despertó  en una profunda conmoción social por unas dramáticas imágenes que mostraron a un colombiano que rogó por su vida, pero que murió por la brutalidad policial en una golpiza en el piso de una calle de Bogotá, con las rodillas de dos efectivos sobre su pecho y con los fuertes ataques de una pistola de electrochoques.
La secuencia exhibió que, indefenso y casi sin poder hablar, el colombiano Javier Humberto Ordóñez Bermúdez imploró "¡por favor, por favor!", sin lograr que los dos policías cesaran la agresión en un reiterado clamor de testigos para urgirles de que dejaran de pegarle.
La muerte de Ordóñez, de 43 años, con dos hijos (Javier, de, 15 y Nicolás, de 11), separado de su esposa, Angélica Garzón, de 36, abogado y taxista, ocurrió en el occidente de Bogotá.
Testigos dijeron que todo aconteció en la madrugada por un reclamo policial a Ordóñez y a sus amigos por beber licor en un sitio público en las afueras del condominio donde el abogado vivía.
La inquietante escena recordó el mortal ataque policial del 25 de mayo en contra del afroestadounidense George Floyd que desató la violencia antirracista en EU. Violentas protestas callejeras estallaron este martes en Bogotá. Al grito de "asesinos, asesinos", unas 300 personas lanzaron piedras, pintura y otros objetos contra el Comando de Acción Inmediata del Villaluz, Bogotá, al que estaban asignados los dos policías implicados.
El "¡por favor, por favor!" remitió al "No puedo respirar" que Floyd balbuceó en Minneapolis.
Sin mencionar a Ordóñez ni dar condolencias, el presidente de Colombia, Iván Duque, solo citó "hechos dolorosos", alabó la "actitud gallarda" de la cúpula policial para que indague, "avance con celeridad" y "aplique las normas", sin tolerar a los que "deshonran el uniforme y abusan".
Un video que el colombiano Juan Uribe, amigo de Ordóñez, grabó con su celular permitió observar cuando el abogado fue arrastrado por la acera y agredido en el pavimento por los policías, sin que otros agentes en el sitio intervinieran. Uribe narró a medios colombianos que él, Ordóñez y otros amigos estuvieron tomando licor en casa de la víctima, en un quinto piso y bajaron en grupo a "comprar más trago".
"Pasó la policía, nos detuvieron, nos pidieron los papeles y eso. Uno de ellos le dijo a Javier: 'De esta no se me salva'. Mi amigo le respondió: 'Pues póngame el comparendo' [infracción]. Pero no era para tanto", describió. "El policía la emprende contra él, le meten como cinco o seis choques eléctricos. El último se lo dejan demasiado tiempo", contó, al describir que los policías ignoraron los gritos de súplica. La grabación registró cuando los policías atacaron a Ordóñez en el suelo y en diversas partes se escuchó el: "¡Por favor, por favor!". En otra se oyó a Uribe advertir varias veces a los policías que "él les está diciendo que por favor" y, sin que detuvieran su furia, que "los estamos grabando".
Quedó grabado otro testigo que exigió: "Déjenlo ya tranquilo" y que Ordóñez exhibió dolor por tener las rodillas de los policías sobre su pecho. "¿Por qué lo lastiman más?", reclamó otro testigo, según el audio. Ordóñez fue llevado a una base policial y luego a un hospital, donde pereció.
El coronel Alexander Amaya, uno de los jefes policiales de Bogotá, alegó que los efectivos hallaron en el sitio a unas personas que, con "bebidas embriagantes", se "vuelven agresivas contra la policía". Tras "someterlas" y ser llevadas a la base, una "presenta molestias en su salud física y de inmediato es trasladada al centro médico más cercano. Lastimosamente llega sin signos vitales".
La Fiscalía General inició una indagación y ambos policías fueron separados de sus cargos.


« El Universal »