##ctrlhtmlheadnotanoticia##
##ctrlheader##

Opinión Columna


Unidos a la personalidad


Publicación:30-05-2019
version androidversion iphone

++--

En Nuevo León, se padeció la experiencia de crear una maestría en energía sin anticiparse a que concluyó la etapa de la extracción del crudo

Con motivo de que trascendiera la orden de detención girada desde la Fiscalía General del país en contra del ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, y de la ejecución de la aprehensión practicada contra Alonso Ancira Elizondo (Presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México) en España -de quien se ha difundido que es el propietario de Ahmsa-, el país abre al debate nacional la contestación expuesta por Andrés Manuel López Obrador el día de ayer, acerca del cuestionamiento hecho por los periodistas.


A este respecto, dijo López Obrador: “Había una planta en desuso, abandonada. En el Pacto por México se incluyó la compra de esas plantas de fertilizantes, como supuesta demanda de las organizaciones campesinas para que se sumaran a ese Pacto. Tenía un valor de 50 millones de dólares y la compraron a 500 millones de dólares. A este costo se autorizaron cantidades similares para rehabilitarla y todavía no se producen fertilizantes. Nosotros no podemos recibir esto sin que haya una investigación. Si no actuamos, seremos encubridores. La condena debe ser no sólo para los que impulsaron esas políticas sino el modelo económico rapaz”. Y sobre su contenido, el debate nacional debe abrirse, debido a que implica la acción de muchos actores que tienen por obligación aclarar y no incurrir en complicidad por omitir abordar la cuestión de la personalidad jurídica, cuando existen fines que exceden las posibilidades de las personas en lo individual, estos constituyen el fundamento de las personas sociales o jurídicas, que supone la formación profesional en las universidades públicas.


En Nuevo León, se padeció la experiencia de crear una maestría en energía sin anticiparse a que concluyó la etapa de la extracción del crudo y que para tapar la sustracción de recursos públicos a la campaña del PRI se dejó a Oscar Lugo Serratos, como director de Leyes, siendo en este momento el mejor ejemplo de su deficiente gestión el mantenerse aliado con los doctores que han naufragado a la sombra de los organismos electorales y del corporativismo militar que caracterizó a la Secretaría de la Defensa Nacional durante los gobiernos anteriores.


Sobre el particular, escribe Federic Wiilliam Maitland: “Según Gierke, el primero que utilizó esta famosa expresión –que distingue en el siglo XXI a las personas físicas de las morales- fue Sinibaldo Fiedchi, quien en 1243 se convirtió en el Papa Inocencio IV. (…) Inocencio -padre de la teoría de la ficción- aparece como un auténtico gran jurista que comprendía realmente los textos romanos. Lo cierto es que, como cabeza de la monarquía absoluta en que tendía a convertirse la Iglesia, era el hombre adecuado para comprenderlos; el dio con la expresión,… que otros habían buscado en vano: La corporación es una persona, pero es persona mediante una ficción y sólo por ella. En adelante, esta fue la doctrina profesada a la vez por legistas y canonistas; pero, -afirma Gierke- nunca sojuzgó totalmente a ciertas ideas de origen germánico incompatibles con ella, que se manifestaron en conclusiones prácticas. En particular,… una que constituye buena piedra de toque para las teorías….Inocencio, coherente con el carácter meramente ficticio de la personalidad de la corporación y apoyándose firmemente en el Digesto, proclamó que la corporación no podía cometer pecado mi delito. Como Papa podía resolver la cuestión del pecado, y en todo caso podía prohibir la excomunión de una universitas, pero como jurista no pudo convencer a sus colegas de que las corporaciones no deben ser nunca acusadas de delito o ilícito civil” (Teorías políticas de la Edad Media. Ed. De F. W. Maitland. Centro de Estudios Constitucionales de España).


Uno de estos aspectos, el relacionado con la ficción, no lo ha podido superar Oscar Lugo, más interesado en obtener un sueldo vitalicio de la universidad de nuevo león, que puede obtenerlo al lado del sistema. Quien por no aclarar lo superado en el tiempo, complicando los numerosos problemas que plantean las personas jurídicas dentro de la coyuntura en que, desde 1994, se redujeron los delitos graves y las sanciones impuestas a las personas colectivas; esto mantiene en su integridad el principio de la irresponsabilidad penal de aquellas, por no profundizar en las teorías negativas de la ficción y de la realidad: las cuales no admiten su creación, al ser suplidas por otras figuras jurídicas, como la de los derechos sin sujeto de Windscheid y Brinz, y la del sujeto colectividad de Ihering y la de la propiedad colectiva de Planiol; pues dichas teorías concluyen que las personas colectivas son distintas de los sujetos que las forman. Lo cual va en dirección opuesta al proceso de concentración de la riqueza y las reformas para la creación de la sociedad anónima, piedra angular de la economía, desde Salinas, y el cimiente de la colonización inglesa junto al Trust y el fideicomiso.


En realidad, la confirmación de la Offshore de Odebrecht, en el sentido de que transfirió recursos a la corporación Zecapan vinculada a Emilio Lozoya Austin, deja muy poco margen para la actuación en su defensa, y menos cuando esta información, en la que se señala -entre otras- a las compañías Sud de Dragados y Altea Capital Corp., etc., estuvo precedida del lindo vocabulario de Lozoya: “Les voy a partir toda la madre”, y la amenaza del hampón Coello Trejo, especialista en desaparecer diputados para que no haya delincuente en la causa, en el sentido de que: “va a citar a declarar a Enrique Peña Nieto” sobre los mismos depósitos que salieron de las cuentas de Altos Hornos de México, para ser depositadas en las cuentas de Emilio Lozoya después de la venta de la empresa productora de fertilizantes, hace suponer que la vida de México y sus problemas sociales, derivados de la voracidad de los anteriores gobiernos, son susceptibles de tener una adecuada solución -en su convicción- por estar unidas las personalidades de Enrique Peña Nieto, Emilio Lozoya y Coello Trejo a la vida de México.



« Redacción »
Carlos Ponzio


Publicaciones del autor

##ctrlfooter## ##ctrlhtmlbodyendnotanoticia##