Opinión Columna


''Una navaja de doble filo''


Publicación:31-10-2021
version androidversion iphone

++--

La autorización de la reactivación del 75 por ciento por las autoridades de Salud en Nuevo León, parecen ser ''una navaja de doble filo''

La autorización de la reactivación del 75 por ciento por las autoridades de Salud en Nuevo León, parecen ser ''una navaja de doble filo''.
Tan es así, que por un lado se reactiva la economía, se dispara la movilidad ante el reporte de bajos contagios con un caos que se hace viral.
Y, si no lo quiere creer basta con darle una vuelta al primer cuadro de la ciudad que luce estrangulado por vehículos y peatones al más no poder.
Tan es así, que hay calles que hasta en cierta forma se vuelven prohibitivas a la circulación vehicular entre un mar de gentes y el riesgo de accidentes.
Por lo que resulta increíble como se abren paso vehículos particulares, transporte diverso y camiones del transporte urbano, sin que nadie regule.
Es una selva humana, entre la que parece no existir ningún riesgo de contagio en un chico margen entre Juan Ignacio Ramón, Juárez, Cuauhtémoc y 5 de Mayo.
De Cuauhtémoc no se diga, la circulación vehicular entrampada de extremo a extremo en su tramo de Padre Mier a Madero, donde el caos se empantana.
Por lo que de mucha ayuda será el proyecto aquel que ya tiene entre manos el gobierno de Samuel García, para ordenar el transporte urbano.
Pues resulta increíble como se pasan los camiones del tercer o cuarto carril para dar vuelta su derecha, como dice la raza, a la brava.
De otros tramos mejor ni hablamos, pues de igual forma ahí tiene la vialidad en Aramberri y alrededores del Mesón Estrella, por lo que urgen soluciones.


Por cierto y ya que andamos por el rumbo del primer cuadro de la ciudad, quien sabe qué acuerdo dicen las autoridades municipales haber tomado como os puesteros, pero están desbordados.
Si se habla que en la pasada administración se reactivaron permisos con ventajosos descuentos, habrá que darle una buena escarbada al asunto, para ver quien fue el ganón del tema.
Y, sobre todo, aclarar porque los comerciantes no nada más se apoderaron de las banquetas, sino de las arterias mismas con módulos que rebasan las medidas reglamentarias.
De los establecimientos informales de comidas ni se diga, pues del mismo modo, laboran sin que nadie les chiste a sus anchas con más mesas que negocios serios y establecidos. Ah, raza.


Quien sabe quien éste fallando, pero una cosa es más que clara, hay empresas que siguen contaminando a ojos vistos.
Y, si ya lo citamos en éste espacio es porque no se necesita ser experto para detectar a simple vista lo que sucede.
A menos que en esa área también haya ''moches'' y es fecha, que en el amanecer del Nuevo gobierno, no se han dado cuenta.
Pero como diría conocido cantante, lo que se ve, no se pregunta, a menos que los inspectores estatales y municipales necesiten lentes.
Por lo que hasta en cierta forma las autoridades del gobierno estatal y no se diga la federal, se están quedando cortas.
Lo cuál llama poderosamente la atención si se toma en cuenta, que siguen emitiendo alertas por los altos índices de contaminación.
Ayer, desde luego no fue la excepción, se lanzó la alerta para tomar las providencias necesarias y las empresas, bien, gracias.
Y, la pregunta de los 64 mil pesos en todo caso sería: Hay reporte de las sanciones aplicadas o siguen operando como los Casinos, por ejemplo.


Si antes no hacían caso y autoridades municipales hacían como que cuidaban, ahora que les dieron permiso los mercaditos parecer haber ''olvidado'' las reglas protocolarias de sanidad.
Lo cuál desde luego, podría contribuir a que se disparen los contagios, pues no hay quién los regule y si hay, habrá que ver a quien le toca la ''papa caliente'', pues con el cambio de gestión se les pasó la rola.
Tan es así que si se usa el cubrebocas es mucho, no se aplica el gel antibacterial y eso de los controles de la temperatura, ni que decir, ya que no cumplen con lo básico, menos con la toma de temperatura.
Ojala que las autoridades retomen el asunto en serio antes de que los contagios se multipliquen ante lo que podría ser una cuarta ola que quizá no sea tan agresiva, pero del mismo modo no hay forma de medir su alcance.
Pero como no nos gusta el chisme hasta ahí le cortamos.


A partir de la próxima semana, los alumnos de los colegios militarizados de Nuevo León retornarán a la actividad con clases presenciales.
La ''orden'' ya se corrió al alumnado, bajo la advertencia de mantener la distancia, el uso del cubre bocas, toma de temperatura y uso de gel antibacterial.
Pero sobre todo, que ante el más mínimo síntoma de contagio, notificar al profesorado para tomar las providencias necesarias para no cerrar.



« Columna En Voz Baja »