Opinión Columna


Una más ...


Publicación:15-05-2022
version androidversion iphone

++--

Ahora resulta que en un peritaje alterno Gerardo Martínez, padre de Yolanda afirma que la muerte de su hija fue feminicidio

Una más. Aunque parecía ya un asunto más o menos resuelto, ahora resulta que en un peritaje alterno Gerardo Martínez, padre de Yolanda afirma que la muerte de su hija fue feminicidio.

Lo anterior desde luego, replicó las luces de Alarma, de quienes por alguna u otra razón se ha mantenido muy al pendiente del desarrollo de éste y otros registrados en Nuevo León.

Por lo que vale parar oreja, sobre todo por o delicado del asunto, que según dijo, contrasta con los avances de las indagatorias desempeñadas por las autoridades de la fiscalía estatal.

Y, que en el caso particular de Yolanda, como en el Debanhi Escobar presume evidencias sembradas que contrastan con las añadidas por la autoridad, para robustecer la carpeta de investigación.

Así que vale agarrar asiento, lugar y tabla porque todo hace pensar que las cosas registran un giro bastante complicado de las cosas, incluso despertará reclamos. Si no, pa'l baile vamos.

Quién sabe cuál sea la estrategia, pero crea un mar de dudas que a estas alturas de la vida no se asome algún acercamiento con el grupo de feministas que ya agarraron Palacio de Gobierno como su objetivo para patentar sus demandas.

Y, lo que es peor, que se siga exponiendo a los cuerpos policiacos femeninos como barreras humanas en luchas de poder, cuando las damas buscan llegar a su objetivo sin que no se les atienda como sugieren o llegar a algún acuerdo.

A qué le apostará la autoridad en éste caso, donde los daños materiales son palpables y por o que se ve, las movilizaciones encabezadas por feministas en su legítima demanda para frenar los feminicidios, no encuentran quién las escuche.

Pero como no nos gusta el chisme hasta ahí le cortamos, pero con la advertencia de que las marchas, los bloqueos y protestas van a continuar, porque simple y sencillamente en éste caso no se da el diálogo. Y si no lo cree, cheque redes sociales.

Por lo visto, el ex gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez de una u otra manera ha logrado mantener su enlace con su seguidores y algunos más que no lo son tanto.

Motivo por el cuál a través de su cuenta de Facebook le ha pedido a la raza, bien que mal, no olvidarse de su persona pese a estar recluido desde hace semanas en el Penal.

Y, que de esa manera ha solicitado además a sus fan's escribirle para mantener la comunicación, por lo que los mensajes que le llegan a su correo se los hacen saber.

Lo cuál hasta en cierta manera le ha servido para hacer más llevadera su estancia en el reclusorio, donde espera sea un juez federal o estatal el que lleve su caso.

Así que a pesar de sus malestares de salud física que le aquejan, las complicaciones hasta en cierta forma de su situación jurídica, el Bronco galopa en las redes.

Ahora resulta que tras el incendio del edificio ubicado en la calle Galeana entre Pedro Mier y Morelos ninguna autoridad se había dado cuenta que operaba de manera irregular.

Sobre todo, cuando se supone que hay inspectores municipales y estatales de todo y para todo, no se diga de aquellos de Protección Civil, por lo que urge meterle lupa al asunto.

Pues, por lo visto siguen operando los viejos vicios de la omisión o arreglos en lo oscurito ante el riesgo  de toda clase que pone en peligro la vida de terceras personas.

No bastará con aplicar el rigor de los reglamentos y sus sanciones, sino darle una sacudida al nogal, porque así como éste, que otros edificios carecen de salidas de emergencia.

Que tan mal estarán las cosas, que muy a pesar de la movilización de cuerpos de rescate, ambulantes en la esquina de Morelos y Galeana, ni se movieron. Así han de estar los acuerdos.

Esta mañana si ve harta movilización allá por el rumbo de Cintermex, más de la costumbre no se vaya con la finta, pues se trata del festejo a los maestros de Nuevo León.

Por lo que en el lugar se habrá de rendir merecido reconocimiento a los docentes por parte de Samuel García, a quien por cierto se espera en esta ocasión no sea abucheado por los profes.



« Columna En Voz Baja »