Opinión Columna


Una dinastía llamada Tigres


Publicación:28-05-2019
version androidversion iphone

++--

Los aficionados Tigres deben disfrutar al máximo esta etapa y vivirla al por mayor. Es la época Tigres y una de las mejores en el futbol mexicano.

 

En los tiempos modernos donde las grandes empresas patrocinan a los instituciones deportivas y se reducen las brechas entre los equipos para competir es muy difícil obtener campeonatos y más, forjar dinastías y equipos que sean reconocidos para desgracia de muchos como una dinastía.


Con el campeonato obtenido por Tigres anoche ante el León, el equipo de San Nicolás llega a cinco títulos de Liga obtenidos más una Copa MX en la actual década con lo que se convierte en la institución más ganadora del futbol mexicano en los últimos diez años.


Luego de una sequía de casi tres décadas sin ser campeones incluso sufrir un descenso, Tigres se alzó como el mejor de México en aquel lejano 2010. Ese festejo fue saboreado por los aficionados felinos como aquellas personas que caminan por el desierto más árido y encuentran agua para refrescarse. Ni el aficionado más optimista pensó que ese sería el preludio de una seguidilla de campeonatos que desembocaron en el de anoche. Tigres, es lo de moda en el futbol mexicano y su afición lo sabe.


Que si ganan de una forma que no es acorde a su plantel, que si son egoístas por el espectáculo ofrecido, que si El Tuca atenta contra las formas idóneas del futbol, que si "En tu cancha y con tu gente". Tal vez, pero Tigres ya encontró la fórmula para llegar a instancias finales y ser campeones sin jugar a su máximo potencial.


Con todo y su nómina Tigres ya hizo historia y aunque sean criticados por personas que argumenten que es fácil ser campeones con ese plantel, la realidad es otra muy diferente. Si fuera fácil ganar con grandes inversiones, Rayados y Cruz Azul estuvieran a la par.


Patriotas de Nueva inglaterra en el futbol americano y Guerreros de Golden State en el basquetbol al igual que Tigres fueron formando la grandeza a base de esfuerzo y buenas inversiones.


Una premisa que cabe perfectamente en estos equipos es que el éxito del que gozan no fue por suerte, viene después de varias frustraciones, tropiezos y de quedarse en la orilla y como dicen por ahí: "Si no se sufre no eres Tigre".


Y para darle más realce a esta dinastía de Tigres, dentro de sus víctimas se encuentran sus dos más grandes rivalidades: Rayados de Monterrey y Las Aguilas del América.


Haciendo una analogía, pero estos Tigres tienen algo parecido con Patriotas de Nueva Inglaterra, porque cada torneo o temporada por su forma de jugar pareciera que el ciclo de éxitos llegará a su fin, son eternamente criticados por su nivel que no llega ni a la mitad de su potencial y de repente y sin saber el cómo y el porqué terminan con el trofeo en sus vitrinas.


Una cosa es cierta, Tigres gana dejando un sabor medio amargo por la forma en que lo hace, pero tampoco existe dentro del reglamento de la FIFA o la Federación Mexicana de Futbol un artículo que diga que si algún equipo llega a ganar un campeonato dejando dudas y jugando con un nivel menor a su capacidad no valdrá lo mismo que como lo obtiene el resto de los ganadores. Una copa es una copa y eso ya no lo quita nadie.


No se puede hablar de una dinastía si no existen grandes jugadores en sus planteles y con Tigres no es la excepción. Tienen al mejor centro delantero de la actualidad André Pierre Gignac; un portero que cuando no toma en serio su papel dentro del campo hace muchos ridículos, pero cuando toma en serio su rol es de los mejores, Nahuel Guzmán, quien ha tomado el papel de líder del grupo; Defensas históricos como Hugo Ayala y Jorge Torres Nilo, con perfil bajo, pero muy alto a la hora de defender; y dos medios de contenciones que son el equilibrio en el medio campo como lo son Guido Pizarro y el brasileño Carioca.


Estos jugadores ya se instalaron en la historia que será escrita con letras de oro en este club y serán recordados como los obreros que levantaron esa fortaleza llamada Tigres, todos dirigidos por Ricardo Ferreti, el arquitecto de esta obra.


De los entrenadores más señalados y criticados por el medio futbolístico ha sido el llamado bigotón, pero de que es un buen entrenador nadie se lo quita, por tantos años entregando buenos números, sus formas no gustarán, pero los títulos ahí están y eso es lo que le importa a su afición. Lidiar con jugadores estrellas y mantener disciplina en la cancha y vestidor no cualquiera.


Los aficionados Tigres deben disfrutar al máximo esta etapa y vivirla al por mayor. Es la época Tigres y una de las mejores en el futbol mexicano.



« Redacción »
Efrén Jiménez Rodríguez

Efrén Jiménez Rodríguez


Publicaciones del autor