Opinión Editorial


Teatro "Alejandra Rangel Hinojosa"


Publicación:13-08-2020

++--

Por el legado que dejó doña Alejandra Rangel Hinojosa es que proponemos que el Teatro de la Ciudad lleve su nombre

Lamentablemente hace unos días nos enteramos de la muerte de Alejandra Rangel Hinojosa, mujer ilustre que dejó un legado en la cultura y en los programas de desarrollo social para atender a los más necesitados de nuestro Estado.

Investigadora, académica, escritora y gestora cultural mexicana, licenciada en Filosofía, maestra de la metodología de la ciencia además de profesora e investigadora de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, UdeM y Tec de Monterrey.

Su aportación a la promoción artística es clave: a partir de aquel proyecto diseñado durante el Gobierno de Sócrates Rizzo e inspirado en el Conaculta en donde ella y un grupo de promotores y artistas le dieron personalidad y le imprimieron un sello plural, democrático e innovador al fundar el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (Conarte) que cambió la vida cultural del Estado.

Por cierto Conarte, fundado hace 25 años,  es un organismo que ha servido desde su creación para el impulso y desarrollo de artistas de las distintas disciplinas de nuestro estado.

Tras poco más de un lustro  en Conarte, en donde se destacó por su transparencia en el manejo de los recursos públicos y gracias a sus relaciones convenció al gobierno federal y a la iniciativa privada de Nuevo León para invertir en proyectos culturales como beneficio para la comunidad.

Su vocación humanista la llevo a la titularidad del Consejo de Desarrollo Social en el Estado de Nuevo León, desde donde se realizaron efectivos programas para el desarrollo de las comunidades marginadas con programas de arte y cultura.

Rangel Hinojosa tuvo una amplia trayectoria académica entre la filosofía y la literatura, se desempeñó en las principales universidades de nuestra entidad, impartiendo cátedra en la Universidad de Monterrey, en el Tec de Monterey y la Normal Superior del Estado. También fue maestra en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En una entrevista publicada en agosto de1999, Alejandra Rangel Hinojosa dijo que su mejor maestro fue su padre: Don Raúl Rangel Frías, humanista, estadista, rector de la Universidad y gobernador de Nuevo León: "Mi mejor maestro de filosofía fue él: lo que yo estaba estudiando en la universidad era motivo para sentarnos en las tardes y hablar sobre los filósofos que estaba viendo: Nietzsche, Heiddeger, Hegel, mi padre realmente tenía un talento muy especial, estaba lleno de sensibilidad, y no era una enseñanza teórica de las ideas, sino siempre matizaba con anécdotas y paisajes que ahora me sirven en mis clases".

Sin duda Alejandra Rangel Hinojosa fue una mujer destacada de nuestro estado que merece un homenaje por sus amplias aportaciones a la cultura y al desarrollo social de nuestro estado, siempre velando por los más necesitados, por los sectores vulnerables.

Por el legado que dejó doña Alejandra Rangel Hinojosa es que proponemos  que el Teatro de la Ciudad, que forma parte de uno de los espacios culturales de nuestro Estado lleve su nombre.



« El Porvenir »
Juan Carlos Ruiz García

Juan Carlos Ruiz García


Publicaciones del autor