Opinión Editorial


Se perdió


Publicación:02-09-2022
version androidversion iphone

++--

El partido, Morena, que llevó a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador, en Nuevo León se perdió

El partido de la esperanza, el movimiento que sacudió México y colocó en el sótano de las preferencias electorales a los partidos dominantes, que hicieron y deshicieron durante años, el partido, Morena, que llevó a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador, en Nuevo León se perdió. 

En el reciente pasado proceso electoral para sustituir a los delegados de Morena en el estado, del cual saldría el Presidente del Comité Estatal, que hará frente a las elecciones del 2024, locales y nacionales, obtuvo el triunfo un equipo de personas alejadas y distantes tanto del ideario como de los principios que rigen el partido moreno.

En efecto, los aliados del político más reprochable, Abel Guerra, en conjunción con su esposa, Clara Luz Flores, no sólo invirtieron dinero sino recurrieron a las prácticas de la vieja usanza para ganar. Y todo con la complicidad, eso es, de Mario Delgado, el dirigente nacional de Morena, que se la debía a Abel Guerra y a su esposa. Delgado se ha caracterizado por disfrazarse de izquierda y de democracia, pero sus prácticas lo desdicen: hizo alianza con mafiosos en el estado de Tamaulipas para darle la victoria a Américo Villarreal, que tampoco es de Morena ni coincide con ese partido. 

Así opera Mario Delgado. Por eso hizo hasta lo imposible por darle el triunfo a Abel Guerra. Ambos coinciden en sus métodos políticos funestos. Y a la primera acción se descubre su verdadero rostro. Una vez ratificado el gane, se realiza el congreso estatal para designar a la nueva dirigente, la nueva, ya que por ley debe ser mujer. Y tras espulgar las cabezas de chorlito, queda como dirigente estatal de Morena. Anabel Alcocer Cruz, militante del PRI, de turbia e insana trayectoria política. Ella fue tesorera en Metrorrey durante la gestión de Mario Guerrero y colaboró en el famoso caso de “la ordeña” por 9 millones de pesos en las unidades expendedoras. 

De acuerdo con el estudio de Ernesto Mendoza, en el año 2012, de enero a marzo, el organismo Metrorrey dejó de percibir 8 millones 11 mil pesos, mientras que la afluencia de usuarios creció 6% en el mismo periodo respecto a 2011. Además Anabel Alcocer autorizó a la empresa Aflodeco, que tenía una concesión para operar locales comerciales en las estaciones del Metro, para recibir el dinero recabado en las taquillas y lavarlo. Cada día dos personas iban por el dinero y en el mismo Metro se dirigían a la estación Sendero de la línea 2 donde lo escondían en una oficina.

Anabel Alcocer sigue perteneciendo al PRI y ahora es la dirigente estatal de Morena, al igual que Francisco Javier Hernández Ortiz, también del PRI, nombrado Secretario de Organización de dicho partido. Esa es la gente de Abel Guerra y Clara Luz Flores.

      Ahora bien, no se sabe si el Presidente Andrés Manuel López Obrador esté enterado de este desgarriate. Y si lo está, poco ayuda. El mismo nombró en puesto de seguridad a nivel federal a Clara Luz Flores, después de perder la gubernatura del estado. Es curioso puesto que Escobedo, municipio que gobernó y gobierna a través de Andrés Mijes, es uno de los más inseguros del estado. Solo hay que ver la sección policiaca de los periódicos.

      Y es un despropósito. Quien se enarbola como el símbolo de la anticorrupción, el Presidente, acepta dentro de su partido a personas reconocidas como corruptas. Señaladas y denunciadas.  

 



« Arnulfo Vigil »