Opinión Columna


Revocación de Mandato


Publicación:14-07-2021
version androidversion iphone

++--

Y, que los criticones advierten que el asunto lleva dedicatoria con nombre y apellido.

Quién sabe hasta dónde lleguen ''las buenas intenciones'' de los legisladores locales, que antes que otra cosa suceda, buscan aprobar la tan cacareada Revocación de Mandato.

Desde luego el tema polémico por donde se le busque, sin lugar a dudas, sigue dando de qué hablar ante el cambio de gobernador que está a la vuelta de la esquina en Nuevo León.

Y, que los criticones advierten que el asunto lleva dedicatoria con nombre y apellido, aunque no lo dicen, pero que busca colocar en la mira al gobernador electo, Samuel García.

Aunque especialistas en la materia advierten que podría tratarse de una ley no aplicable al futuro gobernador, porque simple y sencillamente, no cuadran los tiempos.

Por lo que de aprobarse la reforma, habrá que ver cuales son sus alcances, cuál es la base de su cimentación y si no se la tumban a los diputados locales, como otros temas.

Pero mientras sean peras o manzanas, una cosa es cierta, que hay un marcado interés del poder legislativo de sacar la Revocación de Mandato.

Por lo que muchos ya andan asustando con el petate del muerto y que por lógica, sus razones tendrán, así que vale agarrar, asiento, lugar y tabla.

En tanto que al interior del Congreso ya se hacen los amarres necesarios para darle celeridad al tema, juntando los votos necesarios para su aprobación.

Y, que en el caso de los interesados ya suman voluntades los legisladores del PRI, del PAN y de la bancada Morenista para cruzar la aduana.

De ahí que con los votos morenistas, encabezada por Ramiro González, según sus números les basta y sobra, por lo que ya sabrá.

Es más, hasta hay quienes aseguran que el único de los morenistas que no apoyaría la jugada es Marco González, quien anda muy pegado con Samuel.

Y, que si los cálculos no fallan, sería Marco otro de los funcionarios que podrían integrar el gabinete samuelista, si no pa'l baile vamos.

Pero mientras los diputados locales hacen sus enjuagues, con respecto a los contagios a causa del Coronavirus, el asunto guarda una espiral ascendente de pronóstico reservado.

Sobre todo, porque la frecuencia que marcan las estadísticas de manera alcista, llevan un repunte que parece no tener freno de un tiempo a la fecha, aunque puede ser manejable.

Especialmente si en las medidas restrictivas se guarda el respeto a las recomendaciones protocolarias de Salud para contener la pandemia, o habrá nuevas restricciones.

Lo peor del asunto es, que ya hay quienes visualizan medidas más severas como la suspensión de actividades no esenciales y que podrían impactar a terceros, lo cual no es deseable.

Pero que ante el panorama gris que se puede apreciar, se palpan números de miedo estadisticamente hablando por hospitalizaciones, contagios y demás, que parecen no tener fin.

Pero contrario a los altos riesgos que representan las aglomeraciones, hay comercios que a simple vista podrían estar rebasando los aforos permitidos.

Claro a reserva de lo que digan las autoridades de Salud en Nuevo León y que por cuestiones de la economía, representan un atractivo importante al consumidor.




« El Porvenir »