Opinión Columna


Reaperturas


Publicación:19-10-2021
version androidversion iphone

++--

No le extrañe si de la noche a la mañana haya dueños o responsables de negocios y establecimientos que la hagan de tos.

No le extrañe si de la noche a la mañana haya dueños o responsables de negocios y establecimientos que la hagan de tos.

Y, no crea que la inconformidad se pueda registrar de la noche a la mañana, si no que todo podría ser, porque paguen justos por pecadores.

Pues bien, resulta que con eso de que en la administración pasada hubo quienes hicieron el negocio de su vida con la Pandemia, ya sabrá.

Que ante las reaperturas anunciadas ante la reducción de los contagios muchos establecimientos han podido disfrutar de sus beneficios.

Sin embargo, ante la denuncia de corrupción y moches por parte de las autoridades estatales, los inspectores se han puesto muy bravos.

Que presuntos elementos de Salud han aumentado sus actividades porque ya no quieren otro jalón de orejas, incrementando su presencia por todos lados.

Por lo que el tema ya está causando roncha y hay quienes dicen y aseguran que pronto podrían elevar sus quejas a los cuatro vientos.

Si los contagios continúan a la baja como hasta ahora, no lo dude ni tantito que se puedan incrementar los beneficios de las reaperturas.

Sobre todo, bajo el argumento de la reactivación económica, lo cuál todo hace indicar que así será sino pa'l baile vamos.

Especialmente, cuando el gobernador de Nuevo León Samuel García ya trae entre ceja, oreja y sien el tema, que parece una decisión  tomada.

Por lo que vale seguirle la huella al tema, precisamente cuando el Nuevo gobierno, le apuesta al Nuevo desarrollo a la de ya.

Les guste o no, los legisladores locales como el panista Carlos de la Fuente ya le pusieron el cascabel al gato al tema del transporte urbano.

Palabras más, palabras menos parecen generar una serie de cuestionamientos que tienen mucho que ver con los dineros para la compra de 510 camiones.

Que la idea del ejecutivo estatal no es tan mala como parece, pero que la duda principal del asunto es, de dónde habrán de sacar recursos para su adquisición.

Así que vaya echándole cuentas al asunto, porque dicha cantidad para ''salvar'' a los usuarios del transporte colectivo no se junta en un abrir y cerrar de ojos.

No nos gusta el chisme, pero eso de la implementación total de la policía regia en Monterrey no serán enchiladas.

Aunque suene sencillo y a pesar de la buena voluntad de las autoridades estatales y municipales, no es para mañana.

Lo cuál quiere decir que el proceso no es inmediato, sino todo lo contrario tardará meses, años, quizá la próxima administración.

Sobre todo porque hay procesos que se deben seguir y que no se hacen de manera inmediata, por lo que vale agarrar asiento.

Que hay interés de las autoridades respectivas es verdad, pero de igual forma también es cierto que no se puede hacer a la de ya.

Y si no lo cree basta con preguntarle al gobernador Samuel García o al alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio.

Quién sabe que traigan en mente, pero es fecha que los empresarios del transporte en éstos últimos días no han asomado la cabeza ni por accidente.

Y, vamos que el gobernador Samuel García ha sido tajante en sus afirmaciones con la reestructuración del sistema de transporte en Nuevo León.




« El Porvenir »