Opinión Columna


Quién sabe hasta donde lleguen las cosas


Publicación:21-07-2021
version androidversion iphone

++--

Ayer tarde se hizo circular como reguero de pólvora, la multa millonaria que el INE aplicó a Samuel García

Quién sabe hasta donde lleguen las cosas, pero ayer tarde se hizo circular como reguero de pólvora, la multa millonaria que el INE aplicó a Samuel García.

Desde luego, la sanción nada envidiable de 55 millones de pesos por las historias de Instagram de su esposa durante la campaña, dejarían helado a más de dos.

Por lo que vale parar oreja y esperar el desenlace de ésta historia, pero ante las autoridades electorales que arreciaron las sanciones contra los influencer.

Pues ante el crecimiento de los contagios, las autoridades estatales de Salud están de mírame y no me toques.

El tema desde luego les resulta por demás preocupantes, pero no nada más a ellos si se abre el abanico terrenal.

Y, que ante el disparo de los contagios se ha ido incrementando la ocupación hospitalaria, como de rayo.

Por lo cuál ya podrá imaginarse además, cómo están aquellos que tuvieron un leve descanso durante los comicios.

Y que a estas fechas parece ir cobrando factura, de manera más que preocupante para quienes conocen del sacrificio.

Además de lo que representa el ''encierro'' dentro del uniforme de protección largas jornadas y sin ver a su familia.

Así que ojo, porque todo indica que el golpe viene fuerte y urge aplicar mecanismos para amortiguar la tercera ola.

Otro de los puntos delicados de la Pandemia y que hace temblar los números, corresponde nada más y nada menos que al índice de mortandad.

Pues, ayer mismo de manera oficial se dio a conocer una nueva cifra que rebasa los últimos números registrados y que es de 14 fallecimientos por Covid-19.

Por lo cuál las autoridades estatales de Salud intensificaron las campañas preventivas, para que los jóvenes no bajen la guardia.

Sobre todo, cuando ya quedó más que demostrado que el Coronavirus, sigue sentando sus reales en la fase de edad, menor a la de los adultos mayores.

Esta bien que las autoridades estatales defienden a capa y espada su razonamiento, pues sus números tendrán, en el sentido de que en el transporte urbano es donde menos contagios se reportan.

Que las teorías de la autoridad así lo demuestran y que por eso se han mantenido optimistas ante cualquier señalamiento, aunque los usuarios del servicio camionero opinen todo lo contrario.

Que en las unidades colectivas no existe la sana distancia, que no se aplica gel antibacterial, que no se toma la temperatura al abordar las unidades y ni el cubrebocas se utiliza bien.

Pues bien, ahora que los contagios se han acentuado en ese rango de edad productiva y de la movilidad, vale esperar ajustes oficiales para que esto no se convierta en un desastre, pero a la de ya.

Bueno, ayer las autoridades que participan en los programas de vacunación lograron sincronizar relojes y aligerar la estancia de los beneficiados.

Por ejemplo, en el municipio de Guadalupe que en el inicio de la vacunación para segunda dosis a mayores de 50 años, se achicaron los tiempos.

Eso no quiere decir que no hubo largas filas y aglomeraciones, sino más bien, que estas se despejaron de manera más acelerada y coordinada.

Por lo que en los próximas días que quedan para los de 40 y más, puede esperar se siga aceitando la maquinaria en el Estadio Rayados y la Expo.



« Columna En Voz Baja »