Opinión Columna


Promesas repetitivas


Publicación:19-05-2021
version androidversion iphone

++--

De aquí al día de las elecciones, puede apostar doble contra sencillo, que los candidatos punteros tendrán algo más que coincidencias.

De aquí al día de las elecciones, puede apostar doble contra sencillo, que los candidatos punteros tendrán algo más que coincidencias.

Sobre todo, porque desde el arranque de las campañas a la gubernatura por ejemplo, se han vuelto hasta en cierta forma tan comunes sus proyectos.

Desde luego, cada quien con su toque diferente en la presentación, pero que al final de cuentas, seguirán siendo las mismas, ''pero más baratas''-

De modo que, de tanto ir y venir, a quienes siguen de cerca la contienda electoral, le podrán sonar un tanto repetitivas el cúmulo de promesas.

Por lo que en el mejor de los casos, será el propio elector quien tenga la última palabra y en favor de quien emitirá su voto.

Por cierto, con todas las broncas que se han agudizado al fina del presente sexenio en Nuevo León, se puede decir que los aspirantes a suceder al Bronco en el poder, tienen mucho por hacer.

Para empezar, el tema de la Pandemia que no se terminará el día de las campañas, según los especialistas, el regreso a las clases presenciales, pues a pesar de las vacunas, hay aulas ''para llorar''.

Y, si a eso se le suman broncas del tamaño del mundo como el desempleo como consecuencia de la Pandemia, la reactivación económica, la inseguridad, la falta del transporte y el agua, que auguran negros nubarrones.

Pues con la economía quebrada, quién llegue al poder tiene mucho por hacer, para darle vida a sus proyectos, porque la creatividad no tiene límites, si se toma en cuenta, que en eso de los dineros no estira mucho la liga.

Quién sabe qué sabrán, pero por lo que dicen los candidatos a la gubernatura, traen los oídos muy alertas y a los espías trabajando al cien.

Sobre todo, porque de los punteros, no hay quién escape a la psicosis que no lo deja dormir y por lo que alertan ''juego sucio''.

Que con eso de que cada quien lleva la delantera, cada quien por separado, juran y perjuran que los quieren descarrilar.




« Especial »