Opinión Columna


Posterga UANL clases presenciales


Publicación:27-07-2021
version androidversion iphone

++--

En la primera y segunda ola, los fallecimientos por Coronavirus le podrían poner los pelos de punta a cualquiera.

En la primera y segunda ola, los fallecimientos por Coronavirus le podrían poner los pelos de punta a cualquiera.

Vinieron los programas federales para la aplicación de las vacunas, creció la protección, pero también los decesos.

Y, peor, que las muertes de las víctimas contagiadas por Covid-19 en éste 2021, más de una treintena ya tenía una dosis.

No estamos igual que al principio porque se avanzó en la vacunación y bajaron los decesos en la etapa de adulto mayor.

Y, ahora las víctimas pasaron a ser los ''chavorrucos'' que de alguna manera forman una parte importante de la movilidad.

De los cuales, la propia autoridad urge extremar cuidados marcados por el protocolo de salud, para no aumentar cifras.

Con la revisión de los antros el pasado fin de semana las autoridades estatales de Salud encabezadas por Manuel de la O Cavazos pudieron constatar el desorden que se vive en muchos de esos negocios.

Tan es así, que a casi una treintena se le suspendieron sus actividades y otros más se les sacó tarjeta amarilla para que se vayan derechitos o les sacarán tarjeta roja con derecho a multa.

Pero como se sospecha que al igual que esos antros rebeldes, muchos otros negocios más andan igual o peor de desordenados luego de que se les dio el voto de confianza, le meterán lupa.

Así que ojo porque las visitas del ''Escuadrón De la O'' amenaza no nada más realizar inspecciones nocturnas de fin de semana, sino entre semana y extenderán el abanico de posibilidades.

De ahí que ojo, porque el golpe avisa, dado que revisarán aforos, horarios y medidas protocolarias en toda clase de establecimientos porque los contagios del Coronavirus no se detienen.

Pero así como le decimos una cosa, le decimos otra. El registro de menores de edad con Covid-19 de los que antes no se tenía noticia, encienden los focos rojos, por más que se quiera guardar la calma.

Y, los datos sobre la situación de los mismos que han sido intubados en hospitales privados, que están en edad escolar y hasta recién nacidos, no es cualquier cosa, ni una simple alerta.

Si es preocupante y muy triste tener un paciente adulto mayor, adulto o joven, imagínese nada más lo preocupante del caso, cuando el contagio del Coronavirus le toca a un menor de edad.

Que tan grave verán el problema de los contagios por Covid-19 las autoridades de la Máxima Casa de Estudios de Nuevo León, que ya decretaron postergar las clases presenciales hasta el mes de octubre.

La situación la verdad no nada más se analiza en esa institución que puede ser punta de lanza en esa determinación y que podría ser secundada por otras más, ante lo delicado del asunto en la entidad.

Y, que si eso se determina en el nivel medio superior a semanas de la fecha para el retorno a clases presenciales en las escuelas primarias y secundarias, qué se podrá esperar. Es duda.

Será el sereno, pero eso de la coordinación de las autoridades estatales y municipales para combatir el Coronavirus podría ser los dientes para afuera.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una revisada al asunto para sacar ciertas conclusiones y verá, que a las autoridades estatales la dejan morir.

Como por ejemplo en eso de los antros ''rebeldes'' la ausencia de inspecciones municipales es más que evidentes, lo mismo que en lugares recreativos.

Y, que a pesar de que el uso del cubrebocas ya es una cuestión reglamentaria, parece ser que no hay otra autoridad más que Salud la que imponga sus reales.





« El Porvenir »