Opinión Columna


Para nadie es un secreto


Publicación:04-07-2021
version androidversion iphone

++--

Se aprecia un incremento permanente con relación de las ejecuciones y los asaltos

Para nadie es un secreto, que en eso del combate a la inseguridad la autoridad ha quedado a deber.
Y, no nos referimos nada más a los delitos del fuero común, sino del ámbito federal que está a todo lo que da.
Sobre todo, cuando la percepción de la inseguridad en la sociedad es más que palpable en cualquier municipio.
Por lo que se aprecia un incremento permanente con relación de las ejecuciones y los asaltos.


Aunque no se trata de compras de pánico hasta ahora, hay ciertos productos de almacenaje de agua potable que ya se multiplican.
Especialmente cuando el aviso oficial sobre el particular es más que constante sobre recortes y reducción del suministro.
Lo anterior, dada la urgencia de cuidar el agua potable ante la falta de lluvias y bajo almacenaje de las presas locales.
Por lo que a fin de no sufrir las consecuencias, los regiomontanos ya realizan los preparativos agotando algunas piezas.


Con pandemia o sin pandemia, una cosa si es bastante clara, que nada ni nadie impide la proliferación del comercio informal que ahoga el primer cuadro de la ciudad.
Y, aunque se tiene zonas restringidas la verdad de las cosas a diario, el peatón y los automovilistas tienen serios problemas para ''torear'' a los puesteros a su paso.
Tan es así que hay calles completamente saturadas de vendedores con extensiones que fácil superan cualquier permiso oficial en la ciudad de Monterrey, sin que nadie chiste.
Y, aunque hay sitios que se salva, la ampliación de las banquetas no dejan de ser un atractivo para quienes buscan tantearle el agua a los camotes o mejor dicho a los inspectores.
Así que si tiene vuelta o ya es de los ''clientes'' asiduos del caos peatonal, más vale hace de tripas corazón y bofe, porque el ambulantaje no se terminará de la noche a la mañana.


A ver, a ver. El registro de por lo menos 16 internos de los centros penitenciarios de Nuevo León contagiados de Covid-19, ya levantó roncha.
Sobre todo porque las autoridades responsables, al tiempo en que admiten el padecimientos no revelan la forma en que se contagiaron.
Por lo que el tema sin lugar a dudas, seguirá siendo muy cuestionado a menos que tenga claros los detalles si es que la Pandemia no se extiende.
Y, si no lo quiere creer basta esperar un poco, aunque sus familiares ya la andan haciendo de tos por la falta de atención adecuada.


Muy a pesar de la buena voluntad de las autoridades municipales por evitar la circulación de conductores ebrios, los indiscretos siguen ''balconeando'' los operativos.
Eso, sin importar que un conductor ebrio es un peligro al volante y de eso, ya se han escrito historias muy trágicas que han enlutado lamentablemente muchos hogares.
Así es, que de nada o poco ayuda que las autoridades realicen operativos de horario ampliado, cuando los chismosos siguen haciendo uso de las redes sociales para ''balconearlo''.
Por lo que sería más valioso que la sociedad en lugar de revelar los operativos, sin importar los riesgos que esto implica, pongan su granito de arena en favor de la autoridad.



« Columna En Voz Baja »