##ctrlhtmlheadnotanoticia##
##ctrlheader##

Opinión Editorial


Otro campo es posible


Publicación:29-11-2021
version androidversion iphone

++--

Nada justifica las amenazas a la libertad de expresión.

Nuestra solidaridad con Francisco Reséndiz, editor de la sección Nación de EL UNIVERSAL.

Nada justifica las amenazas a la libertad de expresión.

A las tres semanas de subir Francisco I. Madero al poder, Emiliano Zapata y Otilio Montaño, un maestro de escuela rural, redactaron el Plan de la Villa de Ayala, en el que sintetizaban la esencia de la revolución agraria en México. Entre otros aspectos, el Plan establecía la restitución de las tierras para el campesinado que las había perdido a mano de los cacicazgos y que contara con los títulos de propiedad, a fin de que fueran expropiadas con una previa indemnización y se dejaran de sufrir los horrores de la miseria.

A través de los años, los gobiernos en turno han intentado, sin el éxito necesario, alcanzar una solución de fondo para las necesidades existentes y de cumplimiento pendiente desde la Revolución. A partir de 1915, se trató de satisfacer las demandas revolucionarias a través de una reforma agraria enfocada en el reparto de tierras. Esta lógica cambió en 1992, cuando los esfuerzos gubernamentales se empezaron a centrar en la regularización y el ordenamiento de los derechos de la propiedad, un proceso que hasta hoy sigue inacabado, al no haberle brindado al campesinado un desarrollo con seguridad jurídica.

Es imperante que las autoridades de los tres poderes que integran nuestro Estado profundicemos, aceleremos y no dejemos de lado los trabajos necesarios para que el campo mexicano pueda alcanzar su máximo potencial de manera ordenada, justa y equitativa. Para ello, me he dado a la tarea de elaborar una serie de propuestas, de las cuales destaco las siguientes cinco:

1. Garantizar la seguridad jurídica en cada uno de los regímenes de propiedad de la tierra; sólo habrá inversión en entornos de certeza jurídica para todos. Propongo simplificar los trámites administrativos ante las instancias federales, su realización con opción vía electrónica y promover una justicia ágil. La inversión solamente crece en entornos de certeza y confianza.  

2. Introducir en el campo un sistema obligatorio de seguridad social, para garantizar salud y retiro digno a las y los productores rurales.

3. Transitar a una agricultura digital que utilice la inteligencia artificial para tomar decisiones.

4. Promover mayor acceso al crédito, priorizando pequeños y medianos productores.

5. Cuidar los recursos naturales, precisando las áreas para la conservación y las de aprovechamiento sostenible.

Éstas son sólo algunas pinceladas de una reforma mucho más amplia, que presento a detalle en mi libro Otro campo es posible, el cual presenté en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Una de las conclusiones de ese foro fue que el desafío radica en que los ejidos, comunidades, colonos y pequeños propietarios, que son dueños, poseedores y usufructuarios de tierras y recursos naturales, cuenten con el amparo de un marco legal agrario que contribuya al reconocimiento de su identidad cultural y sus tradiciones, pero que, simultáneamente, abra posibilidades de aprovechar el enorme potencial que tiene la propiedad rural en México, para mejorar sus condiciones de vida.

Como hijo de una familia campesina, mi interés en detonar el desarrollo rural se fundamenta en la necesidad de visualizar al campo como una posible solución a los problemas de pobreza y desigualdad, y no como un obstáculo para ello, aunque para lograr este objetivo es vital que se fortalezcan la gobernanza rural y las condiciones socioeconómicas y ambientales, para alcanzar la paz social, lo cual requiere de un debate abierto entre la sociedad mexicana, con especial énfasis en los sectores más involucrados, a fin de generar las reformas requeridas para hacer justicia en el agro mexicano.




« El Porvenir »
##ctrlfooter## ##ctrlhtmlbodyendnotanoticia##