Opinión Columna


Oportunidad desperdiciada


Publicación:03-10-2022
version androidversion iphone

++--

Aunque los diputados locales y el Gobernador, Samuel García, han celebrado con bombo y platillo.

Aunque los diputados locales y el Gobernador, Samuel García, han celebrado con bombo y platillo  que después de más de 100 años Nuevo León finalmente cuenta con una nueva constitución… sin embargo no se puede dejar de lado que los legisladores perdieron una oportunidad histórica.

Y que es que ambas partes se preocuparon más por complacer sus intereses partidistas o mediáticos, pero dejaron fuera otros muchos temas, que, pudieron haberse mejorado desde la Carta Magna, sin embargo se hicieron de la vista gorda.

Uno de estos tema es de la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información (COTAI) cuya flamante modificación votada por los diputados locales consiste en: ¡Cambiarle el nombre!

El organismo ha perdido todo tipo de protagonismo y autoridad en la entidad, y está convertido en un “Elefante Blanco” reducido a firmar convenios con los municipios, en donde los alcaldes prometen portarse bien.

Actualmente la comisión de transparencia no cuenta con “dientes” para obligar a los funcionarios públicos a entregar la información y cuando emiten sanciones por no cumplir con la ley, simplemente no pueden cobrarlo y tampoco pueden obligar a los funcionarios a comparecer por no acatar la legislación.

Así es mi estimado lector, los legisladores locales, vieron el tema; se dieron cuenta que actualmente no tienen suficientes atribuciones y simplemente le dieron vuelta a la hoja.

Y hablando de la nueva Constitución, bastante urgencia tenía el Gobernatore de presumir la Nueva Carta Magna, que tan pronto llegó el documento procedente del Congreso del Estado, y en pleno fin de semana publicó el documento en el Periódico Oficial del Estado.

La acción tomó con bastante sorpresa a propios y extraños, no solo porque el Periódico Oficial no pública los domingo, sino porque por delante de la Carta Magna había un listado de reformas y acuerdos que faltan por promulgar.

Tal parece que el mandatario estatal quería comenzar la Semana de su primer Informe de gobierno, el próximo viernes en el Congreso del Estado, presumiendo una de sus promesas insignias.

El que anda muy activo en las últimas semanas, es el Presidente del DIF de Guadalupe, Tomás Montoya, hijo de la alcaldesa priísta Cristina Díaz.

Ejemplo de ello es que hace unos días la Procuraduría de la Defensa de las Personas con Discapacidad del Estado de Nuevo León, llevó a cabo la capacitación “El Nuevo Enfoque de la Discapacidad”, con el que se busca sensibilizar a los empleados para atender las necesidades de este grupo poblacional.

Con esto se pudo brindar al personal del Municipio de Guadalupe los protocolos de atención a personas con discapacidad y sobre la concientización de la misma, lo cual no es un tema menor.

Y hablando de funcionarios que saben gastar suela, el Director de Fomerrey e Instituto de la Vivienda, Eugenio Montiel Amoroso estuvo muy activo está semana en municipios de la zona rural.

Fue el mismo gobernador, Samuel García, quien encargo a Montiel representarlo ante los ciudadanos de municipios como Iturbide, Aramberri y Zaragoza, dónde acudió a los informes de los alcaldes de estos ayuntamientos.

De paso el ex Secretario de Desarrollo Social que es experto en el tema de armar estructuras, aprovecho para darse una “Scauteada” para analizar el tema de la escrituración en zonas de estos municipios.

 El funcionario ahora si como dicen mató varios pájaros de un tiro.




« El Porvenir »