Opinión Columna


No le extrañe


Publicación:31-12-2021
version androidversion iphone

++--

Por lo visto y por más que se quiera negar, la inseguridad no conoce fronteras

No le extrañe si después de las fiestas navideñas y de fin de año, cuando las cosas recobren más o menos la normalidad, reaparezca el Grinch. Y, no nos referimos al personaje de ficción de color verde que se ha hecho odiar por sus malas vibras, precisamente cada que se acerca diciembre. Pues bien, lo anterior precisamente porque de una u otra forma ya hay quienes preparan la artillería para reservársela a Samuel García cuando retorne. Por lo que ya se tiene un largo rosario de argumentos para ponerlo de tiro al blanco, precisamente ahora que se recetó sus vacaciones. Y, que en el caso de Nuevo León afloraron muchas cuestiones por las que proyectan realizarle toda clase de reclamos, por lo que sucede. Especialmente por asuntos relacionados con la inseguridad, el disparo de la contaminación, el transporte sin solución y el incremento de los contagios. Pero como no nos gusta el chisme hasta ahí le cortamos, porque vale ver hasta cuando dura la ''luna de miel'' que se vive entre ciertos sectores y el gober.


Este breve paréntesis que brindó la reducción de los contagios del Coronavirus y la llegada del Ómicron, con la liberación de las restricciones, hubo quienes aprovecharon al máximo los espacios. Por lo que las calles, negocios y vialidades recobraron la movilidad que en meses no se veían y que obligó a miles de personas a implementar todo tipo de acciones por el cuidado de la salud y la vida. Desde luego en muchos sitios prevaleciendo el uso obligatorio del cubrebocas, el termómetro y el gel antibacterial, pero sobresaliendo crean o no, las aglomeraciones y largas filas. Filas para entrar a los negocios, a los restaurantes, a los comercios, a los mercados populares, a las carnicerías, a los centros de servicio, en fin por todos lados ante la llegada del 2022.

 

Por lo visto y por más que se quiera negar, la inseguridad no conoce fronteras, así sea de cualquier municipio que presuma el grueso cuerpo de policías, la capacitación o simplemente su blindaje. Del mismo modo se reportan hechos violentos de los que se rinde cuentas a través de videos en las redes sociales y que son testigo fiel de lo ''caliente'' que están las cosas en Nuevo León. Y, aunque las comparaciones son odiosas, ya hay quienes dicen que estamos a una nadita de alcanzar los peores días en torno a la inseguridad en el Estado y que por lo visto no pacta ninguna tregua. Tan es así, que anoche con eso de las celebraciones de Fin de Año y la llegada del Año Nuevo durante el consumo de las 12 Uvas entre los 12 Deseos que se pidieron, hubo quienes urgieron bajar la inseguridad.


La amenaza de los contagios es una cuestión que tiene con el Jesús en la boca a las autoridades estatales, sobre todo, cuando son los principales impulsores del retorno presencial a las aulas. Sin embargo, el fantasma de la Pandemia a tráves de la variante del Ómicron que dicen es mucho más contagiosa que las anteriores, presuntamente viene impactando a quien le baje la guardia o se descuide. Tan es así, que se multiplica mucho más el temor en el profesorado y el alumnado, por aquello de la morbolidad que puede ser una desventaja y los chamacos, que no han sido vacunados hasta ahora. Así que a como van las cosas, con los contagios desatados de manera sorprendente de la noche a la mañana, habrá que tomar las providencias necesarias, porque existe la amenaza de alcanzar picos muy altos. Lo cuál podría obligar a tomar medidas más radicales con eso de las clases presenciales, pues si ya se vio en la reducción de aforos recetado a partir de ya por la autoridad, que tarda en pegarle a las escuelas.


Con eso de que falta la cultura de la limpieza y en ocasiones no hay lugar dónde depositar la basura, no le extrañe que hoy amanezcan cientos de trabajadores metiendo manita de gato al primer cuadro de Monterrey. Sobre todo, porque el tirar los desperdicios es una constante que se ha dejado ver y que se ha vuelto toda una costumbre cada que se acercan festejos importantes como en estas fechas y otras no tanto.




« Columna En Voz Baja »