Opinión Columna


Mujeres poderosas


Publicación:08-03-2019
version androidversion iphone

++--

Hablemos de todas, porque somos las mujeres el vehículo de construcción a través de la esperanza, somos la fuerza necesaria para darle guía a la sociedad

 

Este 8 de Marzo queremos rendir honor a quien honor merece y dedicando unos minutos a tantas y tantas mujeres al hablar de ellas, ¡de nosotras!
Para hablar de mujeres extraordinarias no es necesario buscar en libros de historia, en revistas especializadas o en televisión, solo es necesario voltear a nuestro alrededor, existen en cada hogar y son parte de nuestra vida.


Porque lo extraordinario lo hacen todos los días, cada quien desde su entorno, desde su trinchera, cada una con sus creencias y virtudes distintas, porque cada una en su mística individual es maravillosa.


A todas quiero recordarlos con el mayor de los respetos, que todas somos tan valiosas porqué día a día escribimos historias que nadie cuenta pero que en mayor o menor medida cambian el rumbo de la historia de otros: de nuestros padres, esposos, hijos, amigos, conocidos, porque hacemos tantas cosas que probablemente a quienes no nos queda tiempo de contarlas es a nosotras mismas.


En el marco del Día Internacional de la Mujer, quiero aplaudir todo lo que una mujer representa, creo en el empoderamiento de la mujer no como una imposición por temas de igualdad de género, paridad, etcétera y es que creo en esto porque somos poderosas cuando decidimos hacer algo, somos invencibles en el intento de ser reconocidas, somos mujeres lo que es símbolo de fuerza, lucha entrega, amor, ternura y otras tantas cosas; somos madres, hijas, esposas, amigas, compañeras y capaces de hacer todo desde el rol que desempeñemos. A la vista podemos parecer diferentes pero díganme si no les pasa que a veces el único momento a solas son 10 minutos de cada 24 horas después de un día de rutina,


Entonces, ¿somos poderosas? Claro que lo somos y tenemos que valorarnos y apreciar más lo que hacemos y aportamos, tenemos que saber que nuestro lugar en la vida, en la historia puede no estar en el reconocimiento público, puede que nuestro nombre no figure en páginas de libros o ahora en redes sociales, somos importantes por lo que hacemos y me queda claro que cada una podemos decidir hasta dónde llegar, esa decisión no demerita el papel de ninguna mujer, pues la mayoría de las veces es cuestión de elección y no de falta de capacidad para cumplir nuestras metas.


Así que hoy hablemos de todas, porque el valor de una, es el valor de todas, hablemos de las madres trabajadoras, que le suman horas imaginarias a sus días para lograr hacer todo, tanto en casa como en trabajo; hablemos de las emprendedoras, que sacrifican alma y vida por cumplir sus sueños; hablemos de las heroínas que su misión más importante es su familia, y hacen el trabajo de cientos de profesiones bajo un mismo techo. Hablemos de abuelitas, de estudiantes, de profesionistas, de deportistas, de científicas, de las que aman la vida y se aferran a ella.


Hablemos de todas, porque somos las mujeres el vehículo de construcción a través de la esperanza, somos la fuerza necesaria para darle guía a la sociedad, somos luz que trae vida.


Hacemos de lo ordinario, lo extraordinario.



« Redacción »
Mercedes García Mancillas


Publicaciones del autor