Opinión Columna


Malo el cuento


Publicación:02-01-2022
version androidversion iphone

++--

Ahora sí que en eso de la inseguridad en Nuevo León se puede decir que se baja el cero y no contiene

Malo el cuento. Ahora sí que en eso de la inseguridad en Nuevo León se puede decir que se baja el cero y no contiene.

Pues ni con eso de los festejos navideños, ni de año nuevo hubo tregua, toda vez que los homicidios empañaron la fiesta.

Los que saben del asunto dicen que esto augura un mal año, aunque la autoridad asevera todo lo contrario.

Es más, hasta se fijan más o menos fechas tentativas, muy desafiantes en ese sentido, para calmar las aguas.

Por lo que el asunto se vuelve más temerario, cuando se puede decir que la seguridad no tiene pies, ni cabeza.

Ahora que el retorno presencial en las aulas se pone en tela de duda dado los contagios de Covid-19 en Nuevo León, se empieza a calentar el ánimo.

Sobre todo, después de que las autoridades de Salud revelaron el creciente número de infectados las últimas horas hasta de Ómicron.

Y, que en el caso de la entidad, quieran o no, es síntoma de preocupación por parte de quienes ven los toros desde la barrera.

Por lo que ya se escuchan versiones encontradas de quienes alertan por la suspensión de clases presenciales y quienes rechazan la idea.

Sin embargo, aunque faltan días y con eso de que no hay plazo que no se cumpla, ni fecha que no se llegue, a su tiempo habrá de decidirse.

Aunque se sabe que las autoridades estatales trabajan por mejorar el servicio camionero y supuestamente todo marcha sobre ruedas, hay sus dudas.

Sobre todo, porque lejos de encontrar mejoría en otros ajustes del transporte en general,  pareciera que todo depende de los nuevos camiones de renta.

Y, si no lo quiere creer entonces vale preguntar, qué pasó con la falta de transporte que se dejó sentir en las primeras horas de éste 2022.

Por lo que cientos y cientos de usuarios sufrieron las de Caín, a falta de unidades que los llevaran a sus trabajos o lugares de destino.

Pero como no nos gusta el chisme, hasta ahí la dejamos, porque urgen medidas y soluciones complementarias a la de ya, y más con eso de los contagios.

Especialmente, cuando ahora en el Nuevo Gobierno se sabe que en el anterior, se omitió la realidad de que en los camiones sí existían los contagios.

Ayer, una vez más se confirmó lo que para algunos ya era la película de una crónica anunciada en materia ambiental.

Pues, la contaminación, como en fechas recientes ayer estaba a flor de piel, con un manto  gris apena despejado por el viento.

Pero como éste no fue del todo duradero, las estaciones de monitoreo dieron cuenta de lo que se podía palpar en el ambiente.

Y, que de acuerdo a especialistas tuvo que ver con la contaminación habitual, más las carnes asadas y el uso de pirotecnia.

Pero como esto no desaparecerá de la mañana, vale apostar a la cultura por el cuidado ambiental en todos sus sentidos.

Por cierto, en los próximos días se pondrá a prueba a algunas autoridades y sino pa'l baile vamos.

Y, para muestra hjí le van algunos botones y que tienen que ver con el altibajo de las temperaturas.

Sobre todo, para los próximos días o mejor dicho, las próximas horas en el área metropolitana.

Por un lado por el descenso en las temperaturas que incrementará las enfermedades respiratorias.

Y, con el disparo de los fuertes calores de un día para otro, crece el riesgo de los incendios.



« Columna En Voz Baja »