Opinión Columna


Lluvias y daños


Publicación:01-06-2021
version androidversion iphone

++--

Una vez más, la presencia de los fenómenos naturales dieron cuenta de lo vulnerable que son las ''comodidades'' que se viven a diario y por costumbre en NL.

Una vez más, la presencia de los fenómenos naturales dieron cuenta de lo vulnerable que son las ''comodidades'' que se viven a diario y por costumbre en Nuevo León.

Como si viviéramos en una entidad sujeta con alfileres, se padecen deficiencias en el drenaje pluvial, inundaciones de viviendas en colonias enteras y de vías importantes.

Localidades incomunicadas por deslaves de sus cerros, cientos de personas varadas, carreteras intransitables por encharcamientos y cientos y cientos de pesos en daños.

Eso, sin contar con el gigantesco socavón que casi casi ''devora'' por completo un camión de pasajeros, por fortuna sin desgracias personales que lamentar, según se dijo.

Y, hasta acomodados sectores residenciales del municipio de San Pedro, que padecieron las inundaciones, encharcamientos y hasta fallas en el suministro de energía eléctrica.

Vaya un fuerte paquete no nada más para quienes padecieron las inclemencias del mal tiempo que ayudó a bajar las altas temperaturas y que son un reto para quien gane las elecciones.

Sobre todo, porque cada una de las personas que resultaron afectadas, exigen solución a cada uno de esos problemas, amén de lamentar la desaparición de una persona.

Para quienes se preguntaban por los aguaceros de Mayo, en el último día de uno de los meses más llovedores por tradición y que estaba quedando mal, sorprendió a propios y extraños.

Y, que si se hacían pronósticos de lluvias, ahora sí como se dice, quedaron a deber con la tormenta que se hizo sentir y que innegablemente, se reflejará en las presas locales.

Para empezar ahí tiene el caso del tornado que se dejó sentir sobre un grupo de pescadores en la presa El Cuchillo hace unos días y que alivianó su almacenaje, según se dijo.

Por lo que habrá que esperar mejoras ahora con los escurrimientos de las lluvias que se auguran y que se espera, continúen a lo largo de la presente semana. Así que cuidado.

Pero así como decimos una cosa decimos otra, pues ya hay fuertes quejas de quienes se han visto afectados por las inundaciones de sus viviendas y sus cuantiosas pérdidas materiales.

Especialmente, sobre la revisión del uso de suelo que parece ser la queja más recurrente, de quienes con las lluvias vieron afectado su patrimonio, sin que nadie les responda.

Pero como los pronósticos de lluvia continúan vigentes, ya hay quienes amagan con alzar la voz, aunque no descarte a los oportunistas al cierre de las campañas electorales.

El retorno hibrido a las aulas, sin lugar a dudas, motivó una importante movilidad en la entidad, sin que se reportaran problemas agudos.

Sobre todo, porque las instituciones siguieron, hasta donde se sabe, las medidas protocolarias de Salud ante el Coronavirus.

Y, que en la nueva normalidad, se tuvo una importante afluencia de escolares, aunque en algunos casos no se alcanzó el máximo aforo.

Especialmente, cuando directivos de las instituciones educativas de Nuevo León, señalaron que el retorno no es obligatorio.

Y, que en algunos casos la selección del estudiantado se realiza para quienes muestran bajo rendimiento o poca conectividad.

Por lo que se espera que en los días siguiente la asistencia a las aulas sea mayor, de acuerdo a lo autorizado por Salud estatal.




« El Porvenir »