Opinión Columna


Libertades con cuidado


Publicación:03-07-2021
version androidversion iphone

++--

Desde luego, dentro de lo que cabe, se han podido mantener hasta en cierta forma controlados a la fecha.

Aunque el incremento de los contagios todavía no implica revertir aforos o suspensión de actividades, una cosa es cierta, que estos mantienen un alza continua.

Desde luego, dentro de lo que cabe, se han podido mantener hasta en cierta forma controlados a la fecha.

Sin embargo, no es lo óptimo ni lo deseado por las autoridades, lo que obliga a seguir libertades con cuidado.

Así que el control de los aforos y los horarios debe aplicarse lo mejor posible, pues nadie quiere un susto.

Y, ya que hablamos de descuidos y exceso de confianza, las autoridades de Salud en Nuevo León  ya recibieron ciertos reportes de los antros locales.

La queja, según se dice, obedece más que nada a que en ellos se desatienden las medidas precautorias para evitar los contagios del Coronavirus.

Por lo que no descarte que de un momento a otro, personal de Salud le dé una visita sorpresa a negocios y establecimientos del Barrio Antiguo.

De confirmarse el detalle, no descarte se apliquen sanciones con la idea de mantener el control contra la Pandemia.

Por lo visto la renta de quintas, ranchos, cabañas y el incremento de los paseos por el rumbo de la Carretera Nacional ha tenido un detonante más que importante.

De lo contrario cómo se explica que ayer mismo se registraran serios congestionamientos viales a lo largo de esa rúa en sus dos sentidos.

Y lo que hace pensar que este fin de semana con el incremento de las temperaturas y la crecida de las afluentes de los ríos, se agudicen las visitas.

Por lo que ya se frotan las manitas los comerciantes de la zona comercial de las moliendas o de la presa de la Boca, nada más por citar dos ejemplos.

Sobre todo, cuando las visitas a esos lugares son de pisa y corre, para dar lugar a otros comensales bajo el pretexto del aforo autorizado.

Como se quedaron con el bat al hombro, los que amagan con volver a la carga son los maestros de inglés que impartían la materia en las escuelas locales.

Por lo que al no ver ninguna solución a sus demandas, los trabajadores del gis que no alcanzaron el beneficio de la planta, seguramente se quedarán bailando.

Motivo por el cual, ya andan alzando la voz y levantando olas, porque temen les hagan de chivo los tamales y no les paguen sus salarios pendientes.

Y como muchos de ellos sobre pasan la edad de la convocatoria oficial que ya circula para la contratación de maestros de apoyo, ya andan tronando el pico.

Por lo que se han dado a la tarea de manifestarse, amenazan con seguir tocando puertas para ver quién les apoya, o mínimo los atiende.

Quienes ya se pusieron a echar cuentas y por más que le estiran y no les alcanza el gasto, advierten la existencia de una segunda cuesta de enero en julio.

El dato, desde luego, trae de mal humor a más de dos consumidores que atribuyen dicha cuestión a los efectos de la Pandemia, convirtiéndose en ''caza ofertas''.

Tan es así, que hay sitios comerciales establecidos e informales que registran importantes aglomeraciones por las ventas del día, ofertando sus productos.

Pero como a esto no se le ve fin, habrá que pelar muy bien el ojo porque los altos costos así lo ameritan en toda clase de artículos y productos de la canasta básica.




« El Porvenir »