Opinión Columna


Las mujeres y la madre


Publicación:27-03-2019
version androidversion iphone

++--

Jacques Lacan, psicoanalista francés, declaró “La mujer no existe” es decir, no existe un referente único (un modelo, un ideal) de qué es ser mujer

La mujer no existe

Jacques Lacan

Ser madre responde a un deseo, es una opción, una decisión; nunca un requisito o imposición, para ser, para existir como mujer.


A lo largo y ancho de las épocas y en diferentes latitudes, el patriarcado ha considerado que la mujer es equivalente, sinónimo, de ser madre. De ahí que se vea con malos ojos –ello, afortunadamente, ha ido cambiando- a quien no quiere, incluso a quien no puede, tener hijos; pensando que sería una mujer de menor importancia, de menor valor. Para ello arguyen un sinfín de referencias, desde “El” libro sagrado, una supuesta naturaleza original de la mujer (ya la tecnología nos dará un día un sujeto sin relación sexual, sin referencia a la maternidad, el mundo se ha ido aproximando a ello, surgiendo nuevos dilemas, nuevas posibilidades) para intentar capturar a la mujer en un determinada noción-función, ser siempre algo, alguien para el otro: esposa y madre. Pues su libertad, sus movimientos y creatividad, asustan. Considerando que la mujer debe ser, o esclava, o religiosa, madre, loca o prostituta, es decir, alguien que adquiere su valor en función del servicio y reducción que se hace de ella para cumplir con un deber. El mercado también hace lo suyo, con su deber especial: debes de ser/verte/siempre sonreír…


“Al intentar definir a la mujer es imposible no caer en insultos” (Jorge Forbes) ya que su esencia –como el de los humanos en general- es vacía: no existe naturaleza humana, no existe esencia de lo que somos, somos pura presencia, existencia. Pero a diferencia de la mayoría de los hombres, más encaminados en los patrones socialmente aceptados, en las formas de competencia y brillo grupal, la mujer es una a una, no admite comparaciones, ni reducciones, cada una realiza –o puede- realizar en sí, su forma singular de responder a qué es ser mujer para ella.


“Una mujer no nace, una mujer se hace”, escribió Simone de Beauvoir, y captó, en los años 50 y 60 del siglo pasado, que el sueño de las princesas cambió. No hay más príncipe en caballo blanco, no hay salvación por la espada masculina. En el siglo XXI, las hijas de Simone van a la lucha al estilo de Juana de Arco y las heroínas de dibujos animados (o no) que llenan las fantasías de nuestras hijas, quienes consideran esa historia de la princesa y el príncipe en su caballo blanco, muy mal contada. “¿Ella se cortó los dedos del pie y el talón para caber en la zapatilla de cristal? ¿Por un príncipe? ¡Yo nunca haría eso!” (Dorothee Rüdriger, El color rosa, 2019)

Jacques Lacan, psicoanalista francés, declaró “La mujer no existe” es decir, no existe un referente único (un modelo, un ideal) de qué es ser mujer, por lo que cada una puede responder ante sí. En eso sentido, como decíamos, no existe una relación inherente entre ser mujer y ser madre, solo una relación de deseo, de decisión, si es que alguien desearía convertirse en madre, cumplir esa función para alguien más. No siendo por lo tanto inherente al hecho de ser mujer.


El mundo actual ofrece una serie de posibilidades ilimitadas para cada uno de nosotros; los patrones y modelos de qué es ser mujer, de qué es ser hombre, están puestos en jaque, en transformación, por lo tanto en constante invención. Lejos está el tiempo – al menos en el grueso de la población, en otro espacios sigue siendo lamentablemente igual- en que había pocos referentes para existir, para identificarse; hoy mujeres y hombres cuentan con más posibilidades para crear singularmente su vida. Ello además de ampliar el compás de elección y las opciones de vida, puede, bajo ciertas condiciones, aumentar el miedo y la angustia, producir inhibición, pues cada experiencia, cada decisión, implica un viaje, un riesgo. No existen decisiones garantizadas, aseguradas a priori, pues no hay deseo sin creación, sin riesgos.
camilormz@gmail.com



« Redacción »
Camilo Ramírez Garza


Publicaciones del autor