Opinión Editorial


La superpotencia barata


Publicación:29-08-2020

++--

Una superpotencia es capaz de proyectar su poderío militar a grandes distancias y, de ser necesario, hasta combatir en más de una guerra al mismo tiempo

Una superpotencia es capaz de proyectar su poderío militar a grandes distancias y, de ser necesario, hasta combatir en más de una guerra al mismo tiempo. Eso cuesta mucho dinero: hay que invertir en bases, buques, aviones, tanques, cañones, misiles, medios de transporte y comunicaciones. También requiere de una fuerza expedicionaria de miles de soldados preparados para ir a la guerra en cualquier parte del planeta. Y, por supuesto, debe tener armas nucleares.

Esos requisitos siguen siendo vigentes. Pero ahora hay atajos que le permiten a un gobierno intervenir en otro país, o en más de uno, debilitando a sus adversarios internacionales, o dominándolos, sin tener que hacer inversiones masivas. Rusia es el mejor ejemplo. Vladimir Putin ha demostrado ser un virtuoso en esto de proyectar poder en otros países a bajo coste. Entendió que su país no puede competir militarmente contra sus archirrivales, Estados Unidos y China. También sabe que la economía rusa y su tecnología tampoco están a la par de sus competidores. Y es obvio que las armas nucleares sólo pueden ser usadas en casos extremos. No son útiles, por ejemplo, en conflictos armados como los de Siria, Ucrania o Libia, en los cuales Rusia participa.

Putin no fue el único líder que diagnosticó las debilidades del Estado ruso. En 2014, el entonces presidente Barack Obama, se refirió desdeñosamente a Rusia como "un poder regional que sólo puede amenazar a sus países vecinos". Obama también opinó que los ataques de Rusia a países en su entorno geográfico "no eran una muestra de fortaleza, sino de debilidad".

Se equivocó. Dos años después, ese "poder regional" intervino en las elecciones presidenciales de Estados Unidos enredando la política de ese país. Y todo indica que Rusia intentará hacer lo mismo en las presidenciales estadounidenses de noviembre. Hemos visto cómo hackers rusos, o patrocinados por Rusia, han aprendido a sembrar confusión en otras sociedades, a crear dudas acerca de qué o a quién creer.

Todo esto lo pueden hacer —y lo hacen— no sólo en sus países vecinos, sino en cualquier país del mundo. Hackers y bots rusos han intervenido en el conflicto independentista de Cataluña y en el Brexit del Reino Unido, en las elecciones en Alemania y Francia, así como en Estonia, Georgia y Ucrania.

Pero no es sólo el uso avanzado de lo que el gobierno ruso llama "tecnologías políticas". También tienen la capacidad de usar armas cibernéticas para atacar las redes eléctricas, las telecomunicaciones, el transporte o la infraestructura financiera de otro país.

El Kremlin no tiene reparos en usar armas tradicionales. Putin mandó a Siria soldados, aviones y pilotos. A Venezuela envió misiles antiaéreos y apoyo financiero. El Kremlin tampoco duda en usar asesinos profesionales, venenos radioactivos, francotiradores, drones armados y demás técnicas tradicionales para eliminar a sus enemigos dondequiera que estén.

Claramente, Rusia tiene una influencia mundial desproporcionada con respecto a su precaria situación económica y social. A pesar de tener el territorio más grande del mundo, su economía es más pequeña que la de Brasil o Italia. Su crecimiento económico es anémico. El 10% de los rusos más ricos son dueños del 85% de la riqueza del país.

Este no es el perfil de una superpotencia. No obstante, a pesar de estas debilidades, la Rusia de Putin es hoy protagonista central de los conflictos más espinosos de este siglo. Y no sólo le va bien, sino que le además le sale barato.

Miembro distinguido del Carnegie Endowment for International Peace

@moisesnaim



« El Universal »