Opinión Columna


La herencia del Bronco


Publicación:16-11-2021
version androidversion iphone

++--

No descarte que de un momento a otro se tenga razón de las ''bombas'' heredadas por el gobierno Bronco.

Aunque de momento las autoridades estatales están muy calladitas, no descarte que de un momento a otro se tenga razón de las ''bombas'' heredadas por el gobierno Bronco.

El asunto desde luego no deja de ser novedoso, toda vez que Jaime Rodríguez Calderón en sus últimos días de gobierno, negó en todo momento irregularidades que afloraban.

Y, a menos que el ex gobernador fuera ignorante de lo que sucedía, ''nadie'' se percató de lo delicado que estaban las cosas y el daño tan grande que se generó en muchos rubros del erario.

Así que habrá que parar oreja, porque los que dicen que saben cómo andan las cosas en eso de la revisión, afirman que los hallazgos al gobierno Bronco parece el cuento de nunca acabar.

José Francisco Martínez Calderón, mejor conocido como "Paco Martínez", nuevo dirigente de los maestros de la Secc. 21 del SNTE, desde ayer empezó a trabajar con su comité ejecutivo en la entrega-recepción.

Se vio lo relativo a las diferentes carteras que conforman esa organización sindical, para que lo más pronto posible se abran de nuevo, después de la "tormenta" de salud, las puertas a todos los agremiados que requieren de los diversos servicios que presta ese gremio.

Pero lo que consideran más importante es continuar resolviendo, con la Secretaría de Educación, los problemas pendientes de los maestros y para lo cuál se advierte buena disposición de las nuevas autoridades estatales.

Aprovechando el día de asueto y la celebración del Buen Fin, cientos y cientos de familias enteras ''tomaron'' las calles y saturaron comercios locales.

Los paseos tradicionales de la entidad se vieron saturados, como no se habían visto en muchos meses en NL ante el incremento de los aforos autorizados por Salud.

Y, aunque el número de vacunados del mismo modo ha ido avanzando paso a paso, des-pa-ci-to, se espera que la Cuarta Ola no sea tan impactante como en otros países.

Pero así como decimos una cosa decimos otra, si en cuestión de materia ambiental se refiere.

Pues ante el disparo de la movilidad, pese a ser día de asueto, los niveles de contaminación se incrementaron.

Tan es así, que valdría esperar no tan solo conocer las alertas ambientales, sino las acciones en su contra.

Que la gestión estatal pese a sus buenas intenciones, es fecha que no se conoce de medidas para su freno.

Ahora que se le da mantenimiento al tradicional paseo Santa Lucía, ya hay quienes piden cuentas claras sobre su gasto de la pasada administración.

Por lo que se puede recordar, que con eso de que si el río suena es porque agua lleva, y no saldría sobrando meterle lupa al asunto.

Y, con mayor razón si la nueva administración estatal ha detectado irregularidades de todos los calibres y el lugar semejaba un pantano.




« El Porvenir »