Opinión Columna


La familia es primero


Publicación:08-02-2019
version androidversion iphone

++--

La equidad de género significa que mujeres y hombres deben desarrollarse plena, libre y responsablemente

 

Como ya es de conocimiento general, existe la intención por parte de algunos integrantes de la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, de reformar y en su caso adicionar los artículos 1, 3, 4, 26, 27, 29 y 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de derechos para las mujeres, no discriminación, igualdad sustantiva, perspectiva y paridad de género, con enfoque de género.


Lo cual, en muchos de los aspectos propuestos, para los integrantes del Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional, resulta preocupante y estamos en desacuerdo por la forma en la que se buscan reconocer constitucionalmente conceptos tales como la educación impartida por el Estado con el uso equívoco del término perspectiva de género, pues en base al numeral 3 del Artículo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos los padres tienen el derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos, por lo que este proyecto de reforma coartaría este derecho inherente de los padres.


De igual forma, el hecho de consagrar en nuestra Carta Magna nuevos conceptos de familias, debe analizarse muy detenidamente para que prevalezca la protección a la familia tradicional por el impacto social que dichas modificaciones conllevan.


Por otro lado, está el hecho de que, mediante el proyecto de reforma se busca garantizar el principio de paridad de género en su concepto más amplio, en la esfera de las empresas privadas. Lo cual nos preocupa pues esto atropella la libertad del sector privado para conformar sus organizaciones. Así como la posibilidad de que se pueda perjudicar la economía del país al obligarles.


Como integrantes del Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional promovemos una Doctrina y Principios hacia la Persona, Libertad, Política con Responsabilidad Social, Familia, Cultura y Educación, entre otros. Centrando nuestro pensamiento y acción en la primacía de la persona humana. Donde toda forma de discriminación o desigualdad de oportunidades por razones de sexo, edad, capacidad física, etnia, religión, convicción, condición económica o cualquier otra, debe ser rechazada, corregida y en su caso sancionada.


La equidad de género significa que mujeres y hombres deben desarrollarse plena, libre y responsablemente.


Para Acción Nacional, la familia tiene preeminencia natural sobre las demás formas sociales, incluso el Estado. Es decir, en una sociedad justa no se debe pretender la substitución de la familia por el Estado, el cual está obligado a garantizar, en las leyes y en la práctica, la libertad de conciencia de los miembros de la familia y el derecho preferente de los padres para determinar el tipo de educación que deben recibir sus hijos. La educación integral infunde afecto y proximidad, forma en valores como la libertad, la paz, la vida en sociedad, la responsabilidad, la equidad de género, el respeto al medio ambiente, la solidaridad, la igualdad; expresiones humanas necesarias para construir una sociedad ordenada y generosa.


Preocupados por tal situación, nos manifestamos en una actitud propositiva y en respeto a los derechos humanos y la dignidad de la persona, buscando que se realice un mejor análisis y los estudios adecuados a fin de que no se aprueben reformas que al reconocer derechos de personas, resulten directa o indirectamente en atentar contra los de las demás.

 



« Redacción »
Claudia Caballero Chávez


Publicaciones del autor