Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Inseguridad en tarjetas de nómina en BANORTE


Publicación:14-01-2019
version androidversion iphone

++--

Los maestros activos, jubilados, pensionados y cientos de empleados de gobiernos municipales, estatales y federales, hemos vivido diversas experiencias de formas de pago, de los gobiernos respectivos, en  los últimos 50 años de nuestra relación laboral. En los tiempos de los presidentes de México Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo,Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, así como los gobernadores de Nuevo León Raúl Rangel Frías, Eduardo Livas Villarreal, Eduardo Elizondo, Luis M. Farías y hasta el gobernador Sócrates Rizzo, todos ellos, a nivel nacional como estatal, formalizaron los pagos salariales en efectivo y luego en cheque.

La innovación tecnológica trajo consigo el uso de tarjeta de plástico, donde la autoridad depositaba tu salario y el interesado acudía a un cajero automático y retiraba parte o todo su salario; este procedimiento,a nivel estatal, se generalizó y se firmó convenio, principalmente,entre las autoridades respectivas y la gerencia del banco BANORTE, en nombre del grupo financiero BANORTE.

Estos convenios y procedimiento de pago se formalizaron durante el gobierno de Fernando Canales, todavía en forma opcional, es decir, podrías cobrar en ventanilla de banco y recibir cheque y efectivo o adquirir tu tarjeta de plástico y cobrar en cajero automático. Este procedimiento se generalizó y se hizo obligatorio a todo el personal  durante el gobernador  Rodrigo Medina, quienes deberíantramitar tarjeta de plástico y cobrar en cajero automático de Banorte, la gran mayoría de dicho personal.

Nos dicen ejecutivos de Banorte que no es posible volver al sistema anterior, donde el empleado recibe en ventanilla de caja, su cheque quincenal y lo cambia total o parcialmente.

El problema que estamos viviendo los maestros y empleados públicos, es el derivado de la clonación de nuestras tarjetas de nómina y el retiro de cantidades parciales hasta agotar el monto total de lo depositado o el existente en nuestra tarjeta de nómina.

Conocemos el caso de un maestro jubilado  que en una tarjeta de nómina tenía ahorrados 83 mil pesos y, en solo un día, el 12 de diciembre del año pasado, le robaron casi todo y le dejaron $ 49.11 de saldo. Se hizo el reporte y reclamación, según asesoría de un ejecutivo de Banorte, con la promesa más reciente de que esta semana depositarían dicho monto en la nueva tarjeta de nómina.

Cuando los afectados manifestamos nuestra interés de cambiar de banco, los ejecutivos nos hablan del Banco Santander, que también tiene convenio con Isssteleón e Issste,  para recibir  el salario del empelado y transferirlo a una cuenta de nómina.

Otros compañeros, conocedores del movimiento de valores, como es el caso que nos ocupa, recomiendan bancos más modestos y en cuenta de cheques, de tal forma que puedes acudir y retirar parte de lo depositado en cada quincena y no hay Nip ni nada que ponga en peligro tu salario o bien el ahorro que logres hacer en tu cuenta.

También recomiendan los conocedores de movimientos de valores que existe una dependencia de la Secretaría de Hacienda, la Comisión Nacional para la protección y defensa de los usuarios de servicios financieros  (CONDUSEF) que asesora y protege a los que sufren los efectos de la inseguridad del sistema financiero, en este caso, los que usamos la tarjeta de nómina de Banorte y somos objeto de robo de los que se dedican a clonar tarjetas, cuyos montos deben ser restituidos en el menor tiempo posible por parte de la institución bancaria.

En esta situación de inseguridad que ofrece Banorte a los usuarios de tarjeta de nómina y posiblemente a los portadores de tarjeta de crédito, debemos acudir primero a la institución que emite el pago y segundo a la organización sindical a la que pertenecemos, tales como Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Sindicato de Trabajadores de la Escuela Normal Superior del Estado de Nuevo León, al Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado, al  Sindicato Único de Trabajadores al servicio de los Municipios y así otros organismos e instituciones que deben acudir en defensa de los empleados y trabajadores que hoy sufren las consecuencias de la inseguridad en el sistema bancario mexicano, el caso más conocido el BANCO BANORTE, que hoy sufre los embates más agudos de robo de sus clientes por medio de tarjetas de nómina.

Los bancos organizados de Nuevo León y de México, deben revisar las medidas y procedimientos para certificar a todos los clientes y empleados del uso de sus cuentas y, sobre todo, los que aparecen como empresarios, depositan dinero para pagar a sus empleados, solicitan tarjetas de nómina y obtienen, no sabemos cómo, las claves NIP de algunos usuarios y números de seguridad  de dichas tarjetas y que además no tienen nombre, irrumpen en el centro de datos de los clientes reales de los centros financieros y empieza el saqueo de dichos depósitos, hasta acabarlos.

Una asesoría especializada en BANORTE urge para frenar el saqueo de que somos objetos los portadores de tarjeta de nómina.



« Redacción »
Arturo Delgado Moya

Arturo Delgado Moya


Publicaciones del autor