Opinión Editorial


Inflación


Publicación:26-08-2022
version androidversion iphone

++--

El incremento general de precios en la primera mitad de agosto se ubicó arriba del consenso de los analistas de 8.51% a tasa anual

Doña Raymunda, siempre ufana y vivaz, fue a la tienda de la esquina Luzelena a comprar un chorizo, un kilo de tomate, un litro de aceite 1 2 3, un kilo de tortillas, dos cebollas y su cocacolota familiar. Como siempre llevó sus cien pesos. Y al pagar pegó el grito en el cielo porque la cuenta era de 132 pesos. ¿Pero cómo? dijo. Doña Luz me está picando mis ojitos o qué. No, dijo la vendedora, es que todo aumentó. Pero si apenas la semana pasada llevé todo eso por cien pesos. Posí, pero todo aumentó de un día pa otro, dijo Doña Luz y agregó: ¿lo va a llevar a no? Al cabo fío.

Y así como doña Raymunda todos los mexicanos pegamos el grito en el cielo cuando al hacer la compra faltó dinero. Ni modo, a sacar la tarjeta, si se tiene tarjeta. Y todos se sorprendieron de un alza tan repentina e infame. Y entonces los analistas económicos, los bancos y demás mercaderes dijeron que la inflación. Y aumentó el tomate, el chile, la sal de uvas picot, el agua oxigenada, la pepsi, la leche lala, porque los productores aumentaron, porque el comerciante no quiere perder, porque los fletes de los tráilers aumentaron, porque aumentó la gasolina, el diesel y aumentó el porcentaje de ganancia de aquellos que ni producen y ni comercian nomás especulan. 

¿Por qué la inflación? Unos dicen que por la guerra de Rusia contra Ucrania, otros alegan que los chinos se están comiendo el mercado de productos básicos al no importar, otros más que Estados Unidos aumentó los aranceles, que ante la falta de incentivos fiscales los productores prefieren no sembrar, otros que los cárteles del narcotráfico se han adueñado de parcelas con sembradíos como sucede en Michoacán con el aguacate. En fin…

Lo cierto es que el bolsillo se enjuta cuando uno va a surtir la despensa de la semana. Y cierto es que la inflación es de 8.62%, impulsada por el aumento de los precios en los alimentos. En la primera quincena de agosto de este año el Indice Nacional de Precios al Consumidor aumentó 0.42% respecto a la quincena anterior, la tasa más elevada para dicho periodo desde 1998 cuando se reportó un alza de 0.52%.

Con este resultado la inflación anual se ubicó en 8.62%, la más elevada desde diciembre de 2000 cuando llegó al 8.87%. El incremento general de precios en la primera mitad de agosto se ubicó arriba del consenso de los analistas de 8.51% a tasa anual, pero dentro del rango de entre un mínimo 8.36% y un máximo de 8.67%.

El índice de precios subyacente creció 0.49% a tasa quincenal, y anual 7.97%. En el periodo referido el Indice de Precios no subyacente subió 0.22% quincenal, los precios de las mercancías incrementaron 0.72% y los de servicios 0.22%. Dentro del Indice no subyacente, a tasa quincenal, los precios de los productos agropecuarios crecieron 0.45% y los de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno 0.03%. (INEGI dixit)

¡Ahhh! Con razón está todo tan caro, dijo doña Raymunda, rascando en un bote vacío de leche en polvo Nido a ver si encuentra algunas monedas para completar un kilo de Maseca, si no, con qué hace las tortillas.  



« Arnulfo Vigil »