Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Impacto llamado AMLO


Publicación:09-01-2019
version androidversion iphone

++--

AMLO salió de ese pacto (corrupción) para justamente causar impacto.

 

Salir del pacto (de lo políticamente correcto, de los acuerdos en lo obscuro) para causar impacto. Eso ha sido Andrés Manuel López Obrador, actual presiente de México en estas primeras semanas de gobierno. Independientemente de si está usted a favor o encontra de las acciones del tabasqueño, no podemos negar que marca tendencia y estilo al gobernar, precisamente porque está inventando el futuro en el presente.  

Sostenemos que AMLO inventa el futuro en el presente, precisamente porque lo que hace es inédito para un presiente en México: tal parece que no participa de esa forma de hacer política que contempla siempre una “otra empresa” de corrupción, al amparo del presupuesto, donde robar -o usar al Estado para enriquecerse- no es un simple desliz, sino una lógica criminal institucionalizada. 

Reformulando las formas de hacer política, funda unas nuevas prácticas de relación y ejercicio del poder, al tiempo que evidencia la ineficacia de los gobiernos anteriores, así como su corrupción consentida e instrumentada, en detrimento de la ciudadanía. 

Con su propuesta de austeridad republicana intenta mostrar que gobernar no es un asunto de ampliar los presupuestos millonarios de los servidores públicos y las dependencias donde laboran, recortando gastos superfluos, moches y más burocracia, sino de convicción del servicio público y mejoras constantes. 

Claro que falta mucho por hacer y evidentemente como cualquier gobernante, no está exento de errores y deslices. Pero a diferencia de los anteriores, se aprecia voluntad de reconocer y redirecionar medidas y estrategias, algo que antes era inimaginable, el presidente no se dejaba cuestionar, la mayoría de los medios y reporteros eran a modo, sus últimos actos cercanos a la gente eran los cierres de campaña. ¿Se acuerda usted de Vicente Fox candidato? ¿De Felipe Calderón con cinismo reconociendo el fraude electoral, su “haiga sido como haiga sido” que lo puso en la presidencia?

Si lo conociéramos por un momento, ya es una gran diferencia -abismal- de un gobernante que trabaja intensamente, informando y siendo cuestionado por reporteros, diariamente, y todo esto, sin pretensiones de sultán o príncipe en el trono, gastando millones de dólares en una sala para su avión presidencial, como lo hiciera su antecesor Enrique Peña Nieto, o armado hasta los dientes y rodeado de cientos de guardaespaldas como Felipe Calderón, quien -como señaló Juan Villoro- quiso confirmar que estaba sentado en un montón de pólvora, prendiendo un cerillo, entre muchas otras fechorías. Definitivamente se respiran otros aires. 

Salir del pacto de corrupción (huachicoleo, moches, tráfico de influencias, tranzas institucionalizadas, etc.) para producir impacto. De ahí el coraje que ha generado en la clase política que se asume como realeza, que ha renunciado a servir y no a servirse, y con la cuchara grande. Pues imagine usted ¿cuánto no se robaban día tras día, año con año anteriores gobiernos? Cubriéndose en declaraciones, que si las crisis económicas de Estados Unidos o Europa, que si PEMEX y el IMSS están en la quiebra y requieren urgentemente de inversión extranjera, concesionarlo todo, al tiempo que realizaban permanentemente operaciones estilo La Estafa Maestra, con universidades, llevando a la ruina los recursos nacionales para justificar el rescate-venta de los bienes nacionales, coludidos con una prensa acéfala. 

Y ahora los ductos clandestinos de ordeña de gasolinas de Pemex, con empresas constructoras involucradas y ductos confeccionados en red para venta y traslado de gasolinas de manera ilegal, haciendo un negocio paralelo. AMLO salió de ese pacto (corrupción) para justamente causar impacto. 


camilormz@gmail.com



« Redacción »
Camilo Ramírez Garza


Publicaciones del autor